viernes, mayo 26

 
En la empresa donde curro hay una norma no escrita en ningún manual pero que es conocidísima. Indica que los jueves; día en que una horda de Trolls se viste con camisetas fosforito, calza botas con tacos, persigue un objeto esférico y maltrata la hierba (que digo yo, que ya puestos, si en lugar de dedicarse a pisarla, se la fumaran, otro gallo nos cantaria); los mortales-no-trolls-masculinos deben utilizar el vestuario de las féminas que se encuentra junto al campo de fútbol. Más que nada, porque es un poco desagradable salir de la ducha y que veintidos tios peludos, sudados y embarrados, se limpien las botas en tu culo mientras flipan haciendo rebotar el balón contra las taquillas, patapapumba-patapapumba-ayquérisatú.
Las normas no escritas tienen un problema: que deben contar con un tiempo de aprendizaje. Por eso, si se forma parte del colectivo rubias-extranjeras-bombón que hace poco que trabajan en la compañía, es posible que no se conozcan reglas obvias; como que cada jueves, te guste o no, aquí se come paella; y mira, además, si eres mujer y te quieres duchar, se ruega que lo hagas en el interior del edificio y no junto al campo de futbol.
Hasta aquí todo claro. Incluso yo puedo entenderlo perfectamente.
Lo que no me acabo de explicar es que entren en el vestuario las ket-chup-suecas, se despeloten, hagan chistes, se carcajeen, enjabonen, muevan las tetas a ritmo de samba bajo la ducha, canten, bailen, más chistes, más carcajeo, quemiramipelusilla, quemiralamia, se sequen, se vistan y se vayan; mientras una especie de estatua de simio de bronce petrificada las contempla con la boca abierta, las pelotillas colgando y una toalla arrugada en la mano.
Me he quedado con las ganas de preguntarles si realmente no me habían visto, o simplemente me estaban ignorado. Que yo ya sabía que a los 40 te vuelves invisible, pero no pensaba que tanto.
Y qué lastima no haber hecho unas fotos; primero, porque Ramón no se lo va a creer; y segundo, porque esto es lo más cerca que nunca estaré yo de haber participado en una orgia. Ayquépenatú.

Comentarios:
Juas, juas. Lo que habría dado yo por inmortalizar, cámara en mano, tu careto del momento.

Besos orgiásticos.
 
Besos cariño, pagaria por esos negativos.
 
coco,¿metiste algún gol?, ¿quién ganó? ¿jugaron las suecas al fútbol? ¿cómo estaba la paella?
 
Y si te llegas a "alegrar" de verlas, igual te cuelgan la toalla a modo de perchero... o el bolso...
Es que con esto del euro todo va peor.

salu2
 
Dile a Ramón que se lo crea, que si hace falta ya hablo yo con él.
Un mes que te has puesto la polla y ahora que tenías ocasión de darle uso, te quedas pasmao.
 
Ya te digo.
 
Pues chico, con lo fácil que es hoy en día hacer fotitos con el móvil...jajajaja
 
Bueno, a la siguiente llevas la camarita, y nos muestras todo.
 
Dios! como me haces reirrrrrr!!! Petons!
 
Seguro que te han visto pero irán a darle las quejas a su jefe de que el Boys de la ducha no hizo más que la estatua, no iba disfrazado de bombero como ellas pidieron y no se marcó un meneito de caderas latino, como ellas esperaban.
A lo mejor te dan una segunda oportunidad y toca repetir: (Llévate a Ramón pero dile que no abra la boca, que seguro que quiere ligar y lo estropea)
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]