jueves, agosto 18

 
Una vez...
Una vez, cuando era pequeño, crucé por un desierto de mares con sal, de lágrimas sin ojos y de sueños caidos, de almas sin hombre, de corazones con pena, de manos inquietas, de cámara oscura.
Miré, cara a cara, a la luna llena, justo entre las cejas, y descubrí que el mar de la calma se viste de VEngAnzA MoreNa, se adorna de cráteres que los asteroides van dejando pegados a su cintura, y de sueños puebla mis cejas.
Sólo quien la conozca no me creerá loco perdido.
Sólo quien la pierda me entenderá.
Sólo quien la quiera se convertirá en su eco.
Yo añoro serlo.

Comentarios:
espero que ella sea tu eco tambien.

besitos
 
Añoramos tantas cosas...
 
gracias Coco...
Venganza no es una palabra que me guste, pero su arte me ha envuelto en esperanza :-)

Muuuuak!
 
Móóóóóóóóó, sonrisa croqueta. ¿Ya de vuelta? ¿Todo bien? muac-kiss.
 
Buenísimo ese blog, por lo menos original, que ya es difícil!!
 
Lo dicho, eres un poeta...
(y qué buena esa venganza!)
 
me vas a matar, COmO me haCes estás COsas, COCO míO!

me sientO incapaz de COrrespOnderte COn la grandeza que te mereCes.
reservO COn espeCial amOr un lugar seCretO para lOs dOs.
TQ+
 
HMMMMMM, interesante el último comment.
...¿Hay tema Coco?
 
No sé nada de venganzas pero de lunas... de lunas tengo un máster... del universo, claro.
 
Entre palabras así sólo puedo dejar mi sonrisa :)
 
Bueno, bueno... me voy de puntillas, sin hacer ruido, que algo está naciendo.
Shhhhhhhhhh... un besito, Coco.
 
Un besito coco y feliz luna llena
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]