domingo, octubre 10

 
Tengo sueño
estoy cansado, ya no puedo más, se acabó el día por hoy. Me rasco la nuca y obligo a mis codos a mirar al techo, me desnudo y me voy a la cama. Me quito: la sonrisa de mimo, la mano de pluma que acaricia tu espalda, los ojos hambrientos devorando lo que cuentas, la espalda encorvada de llevarte a cuestas, las piernas de voy a buscarte un paquete de compresas, los dientes de arañar en tus labios, el pecho de frotarme contra tu aliento, el olor a jabón fresco y la nostalgia de tu recuerdo. Y lo que siempre intento y nunca consigo dejar en la mesilla de noche: el olor de tu pelo, el sabor de tu boca, el roce de tu cuerpo, el sentirte a mi lado, el cogerte entre mis brazos, escuchar el embrujo de tus historias, acariciarte hasta verte caer rendida, sonreirte cuando pasas, ausente y sin verme, rozando mi costado.

Comentarios:
si no consigues quitártelo no lo dudes; ya forma parte de tu piel. Te has tatuado una pasión.
 
Te echo de menos.
 
justo, josediego, justo. Me la han tatuado en el alma. Y, sabes? ni frotando con jabón se va.
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]