sábado, octubre 1

 
A veces sientes un enorme vacío dentro de ti. El vacío de la ausencia de alguien muy querido. Y cuando surge ese vacío tendemos a llenarlo leyendo libros, escuchando música, cocinando platos imposibles o inscribiéndonos en carreras que no llevan a ninguna parte. Todos lo hacemos, aún siendo conscientes de que es completamente imposible llenar esa clase de vacíos con cosas materiales, pero supongo que nada reconforta más que intentar narcotizar el alma con lo cotidiano, aunque los vacíos nos sorprendan en cada tatuaje, en cada melena, en cada sonrisa, en cada olor, en cada ventanilla abierta por la que alguien introduce medio cuerpo para dar un beso de despedida y en cada anochecer.

Comentarios:
Lo bueno sería el saber por qué intentamos narcotizarnos.
Supongo que será porque nadie es capaz de vivir con ello en mente. O simplemente por no querer ser una carga para nadie, incluido para ti mismo.

Leer lo tuyo con U2 de fondo hace que me ponga sensiblemente mística.

Un besazo, putón.
 
coquito, llenemos el vacío bailando.
 
Si. Un beso
 
Sin palabras...Un beso Coco.
 
La ausencia de alguien nos hace tener esa sensación de vació, lo mas sensato es no tratar de suplirlo con otra persona, aunque en ocasiones otra persona podría llenar ese vació y hacerte más leve la ausencia.
Besos, me encantaría conocerte...
 
Imagino que para sentir un vacío antes has tenido que sentirte lleno, ¿no? Sí, sé que lo fácil es predicar el rollito zen y lo difícil, aplicarlo, pero al fin y al cabo, es verdad que según dónde pongas el foco de atención te sentirás de una forma u otra. Al final es una cuestión de óptica, Coco, del cristal con que se mire. Si te sirve, yo utilizo una piedra de cuarzo blanco que me regaló el otro día un duende del parque. Además, como los cristales cristalizan en una sola dirección -eso me dijo-, también me sirve de brújula, pues está orientada al noroeste. Busca un duende en el parque que te regale una, cómprala en eBay o róbala en unos grandes almacenes. Y si no, siempre puedes hacerte una pajilla y camuflar el vacío emocional con vacío seminal; otra forma de narcotizar al alma.

(Sí, lo sé, estoy fatal, pero créeme si te digo que no es culpa mía).
 
(Sé que no es culpa tuya). Lo de la pajilla es buena idea. Gracias!
 
A ver... yo dejo comentarios en esta página y cuando regreso no están... ¿no te gustan? joooooooooo...

En fin.
 
Gracias por tu visita coco. espero que algún día llegues a conocerte
un beso
 
Pozí,nen, hay vacíos y vacíos más vacíos que otros... ¿pero qué te estoy contandoooo?
Pos eso, y que tú también me encantas.

P.D. ¿tamos encantaos? aisss
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]