martes, diciembre 29

 
Los hospitales acostumbran a ubicarse lejos de las ciudades, rodeados de campos, de rastrojos secos y de cornejas hambrientas. Este no, este está en pleno centro. Siempre que se abre la puerta de un hospital ante mi boca, me contraigo en el mismo vestíbulo. El aire enclaustrado contiene mil millones de moléculas, y ninguna sabe a vida. A desinfectante sí, que es exactamente un antónimo de vida. O debería serlo. Las personas hablan en voz baja, los médicos pasean su arrogancia enfundados en zapatos anatómicos y ojeando informes. Y siempre hay alguien que agita unos crisantemos blancos. O un periòdico de ayer. Y todo eso junto, me produce nauseas. Yo vengo sólo por unas radiografias, pero la sala de espera está repleta. Voy a pasarme aquí años. Entra un niño en una camilla. Es niño sólo en el tamaño, y porque sus padres lo siguen protegiendo, uno a cada lado de la camilla. Entra un joven con el síndrome de down. Empieza a hablar con todos los que esperamos. Es un solazo, una sonrisa prendida en un trozo de hielo. Se detiene junto a la camilla. Le pregunta si quiere jugar con él. El niño tumbado le dice que no puede andar, tiene una enfermedad desde los 7 años que le corrompe los huesos. Él se lo mira de pie y le pregunta si lo puede abrazar. Desde la camilla, el otro asiente, y se abrazan como no había visto nunca a nadie abrazarse. Su madre rompe a llorar. Su padre maldice a los retrasados. Yo rompo a llorar. Cuando sea mayor, quiero tener el sindrome de down.

Comentarios:
a veces vale la pena ir al hospital.. yo me paso los días ahí trabajando y te aseguro que estas cosas son las que hacen la pena ir.. :)
abrazos. y besos.
 
hacen que valga la pena. je! :)
 
Te adoro, ranita.
 
Que bonita es la inocencia de un niño. Si todos fueramos así los abrazos serían más sentidos, como ese. Jue que bonito.
 
Que sensación más bonita, por lo menos no todo es malo.
 
Ya eres mayor coquito, y no tienes síndrome de down, padeces el síndrome de ver (el corazón) donde los demás sólo miran.

Mon
 
No hay tanta muerte en los hospitales, en serio que si!

Y muchas veces los niños y los más inocentes son los que hacen la vida algo más llevadera...

Besicos
 
Demasiada gratuidad en tu última frase, Coco.

Besicos,
 
Feliz año Coco.
Espero que no te cambie.
 
Rompo a llorar , y solo venia a desearte un año nuevo feliz, lo mas feliz que sea posible.
Mil besos coco.
Churra
 
Hablando de "solazos" que no nos falte el tuyo nunca.
Tu adoras a ranita y yo a ti.
Un besazo.
 
Eso y muchas cosas mas nos pasa a los que ven ademas de mirar.Felices dias Coco
 
Pudo suceder así: opalazon.blogspot.com

Feliz Año Nuevo
 
No me sorprenden tus palabras, eres todo un poeta y entrañable.
Espero que en el Nuevo Año nos sigas embelesando con tus escritos.
Un saludo!
 
Ojalá no perdiéramos esa inocencia nunca.
Después de ver y oír ciertas cosas, uno aprende que sus problemas son una mierda comparados con los del mundo.
Precioso post.
Feliz año Coco!
 
No hay proximidad con lo que rebota la vista, ni el mensaje que nos trae estrábico apareja consciencia.
Quiero decir que tu maldita ternura sólo es el reflejo de la mirada inteligente de un gran tipo.

Besos de otra excéntrica sentimental.

¡Feliz Coco!
 
Coco, mis mejores deseos para ti y tus seguidores en el nuevo año!
 
Feliz año nuevo. Que el 2010 traiga lo mejor para tí y aquellos a quienes quieres. Un beso. C.
 
Si sobrevivo a estas fechas......prometo entregarme en cuerpo y alma a querer a las personas...... a dar abrazos sin condición.....si sobrevivo.uffff.
 
Feliz 2010 coco, un beso :)
 
Me has dejado sin palabras, que historia tan entrañable.
Estos niños, son todo un ejemplo para todos nosotros.
Gracias por tu visita a mi via Coco. Un placer.
Feliz año nuevo, y Mil besitos!!!
 
Cuanta inocencia y cuanta sinceridad en ese abrazo... solidario completamente.

Feliz año
 
casi me haces llorar Coco, los hospitales me ponen nerviosa, pero si hubiera presenciado ese abrazo abria rompido en llanto, lo mas probable.
Happy New Year para ti y un kissazo.
 
La persona más cariñosa que he conocido, que dé más sin esperar recibir ni siquiera menos, es mi tio David, tiene síndrome de down y sus abrazos llenan salas. Es increible
 
Porque me sorprendes en cada post que leo, porque me haces pensar, porque llenas un cachito de mi vida con palabras; porque.....sencillamente gracias!
 
Gracias a ti por decirlo.
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]