sábado, octubre 3

 
Camino, arropado por una banda sonora. Visito pisos. La chica de la agencia me cae bien, pero habla por los codos. Subo el volumen, sonrio y asiento con la cabeza. Intento vivir como un pez, inmerso en el ensordecedor silencio. En la música del fondo del mar. Pero no puedo. Hace sol. Me duelen los pies, la cabeza y el alma. Recibo un email. Lo contesto. Me muero de ganas de saltar sobre montañas de hojas secas. Hacía mucho tiempo que el otoño no me sentaba tan bien.

Comentarios:
Muack! Coquito!
 
Ayyyy...
 
aquí ya es primavera :)
y hacía mucho tiempo que no me sentaba tan bien!

besobeso
 
Y yo que me alegro, fíjate tú la gilipollez!
 
:-)
 
:). Se te aplica lo que leía hoy en El País. Se escribe con el corazón, no con el intelecto. Y eso es lo que siento cuando te leo, corazón.
Un beso enorme
 
JO que si, el otoño puede ser tan divertido!

Besicos
 
¡Hala pues! ¡Felicidades!

Qué bien suena leerte así.

Muas,
 
Me encanta la coincidencia Coco, yo también intento vivir como una sirena en la música del fondo del mar, desaprender mucho, ser más básica, más primaria.

El Otoño siempre sienta bien, hay en él una seducción pasiva... Acaso es que el Otoño es en sí mismo seducción.

Besos
 
Me alegro por tí.
 
Disfruta del otoño, que es una época maravillosa...

Besos Coco
 
que no te duela el alma, hombre ;)
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]