lunes, junio 8

 
Ayer me corté el pelo, no fue un corte de quedar bonito, resultó un corte práctico. Tanto, que doy pena. Pero me da igual. Porque ahora cuando me ducho ya no me tengo que peinar. La gente, en general, es la mar de original cuando te cortas el pelo: siempre te lo recuerdan como si fueras absolutamente imbécil y no supieras qué te acaban de hacer, o en este caso, perpetrar.
Cuando era pequeño me pasaba horas ante el espejo intentando pegarme las orejas a los lados del cogote. Hoy, al vérmelas de nuevo, me he acordado. Y todo porque un día mi madre me dijo que las tenía desabrochadas. Decía que cuando era bebé me gustaba dormirme sobre ellas dobladas, y me las planchaba sin querer. Yo me sentía tan culpable por mi conducta de bebé irresponsable, que mi único afán era esconder al mundo mis orejas. Bajo un gorro de lana, la melena o un casco de bici, qué más daba. Total, que hoy, gracias a dios, me he dado cuenta de que la desabrochez de mis orejas y la cortedad de mi pelo, no son mis mayores problemas.
Y menuda mierda. Para una cosa que se podia arreglar con un gorro de lana.



Comentarios:
Mi hijo cuando nació tenía una oreja bastante desabrochada, vamos, que era un medio soplillo. La cuestión es que en su postura fetal ya estaba con la oreja doblada.
Un día, en el pediatra, le dije que qué se podía hacer con el tema de la oreja. Él me miró fijamente y, después de soltar una carcajada que me sonó fatal de la muerte, me dijo:
Oye, tú cuando cumpliste 18 no pensaste nunca en operarte las orejas?
De la risa que me dio aún sigo riendo. Y es que si todos los problemas de esta vida fueran unas orejas salidas...
En fin, Coco, que seguro que tenemos otras cosas de las que preocuparnos.

Tú nos gustas abrochado y desabrochado, aunque pensándolo bien, seguro que desabrochado estás... requeteguapo.

Mua,
 
Se me olvidó cantar un pliñ sin ojal en tu entrada desabrochada:

PLIÑÑÑÑÑÑÑÑÑÑÑÑÑ!!!
 
Te adoro.
 
me encanta lo que dice jardinera!! Coco te queremos! molt!
 
jajaj que autenticidad la tuya!
Alomejor dentro de unos años descubres que los problemas que tienes hoy, eran tan faciles de solucionar como ponerse un gorro de lana tiempo atrás.
No es consuelo no? bien, no se me da bien animar..
Saludos!
 
me encantas desabrochado, sobre todo las orejas.

te leo menos trágico y me pone contenta. ojalá podamos hablar pronto.

te mando besos en las orejas.
 
jajaja! Tú si que me dejas a cuadros! O sea, que ya apuntabas maneras de pequeñajo... Eres lo más Coquito...
Si encara estàs despert, passat p'el blogg de la Sirenita va!
Petonets!
 
Pues la verdad es que en verano con el gorro de lana, pues va a ser que no...

Besicos
 
mis orejas son mis grandes olvidadas, me las he visto tan pocas veces....ya ni siquiera les pongo pendientes, me da miedo que se pongan en huelga mientras alguien me susurra...tendré que cortarme el pelo...
 
Ví a Manda Diao en el fib de hace unos años...el cantante no llevaba gorro de lana, ni tenía las orejas desabrochadas...ya decía yo que le faltaba personalidad...
 
Yo de pequeña me ponia enfrente del espejo y me estiraba los lados de la boca porque queria parecerme a una presentadora de televisión que tenía la boca grande y la mía era(y es) chiquita. A veces deberia cerrala.
Un abrazo.
 
Me encantaría salir de la ducha y que me quedará el pelo perfecto, pero no soy capaz de renunciar a mi pelo y a esfuerzo para que quede bonito...

Te mando un beso y seguro que tu corte de pelo no esta tan mal...
 
Bonita reflexión: para una cosa que se puede arreglar con un gorro de lana...jaja.

Cuántas cosas desabrochadas tenemos, y no precisamente físicas.

Me encantó, como todos.
Un abrazo
 
jejejej... no tienes las orejas desabrochadas... besitos amorcito
 
Prefiero esperar a que te crezca el pelo para verte, las orejas desabrochadas es lo de menos, pero los calvos no son mi tipo jajajajaja

Besos borrascosos
 
si el pelo fuera realmente importante estaria dentro de la cabeza...
Yo creo que es lo mejor que hay, el pelo cortisimo, fresquito, que se seca rapido, que no te peinas...

Un beso..
 
Responsable tu actitud para con tus orejas, actualmente.
No me han molestado nunca los orejas desabrochadas que miro, nunca, es más, me divierten.
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]