miércoles, octubre 15

 
A diario, existe un instante especial. Ese momento que separa el día de la noche, en que los sueños se convierten en realidad. Y no tienen porqué ser necesariamente sueños buenos. Ni malos. Simplemente sueños. Y quizás tampoco se conviertan en realidad, pero se antojan tan vivos, que podrían estarnos sucediendo. A mí también me ha pasado.
____________________________________________________________________________________
Una vez más nos envuelve un día de otoño que se ha disfrazado de primavera. En la plaza, las puertas de los balcones y las ventanas están, en su mayoría, abiertas de par en par. Las cortinas vuelan brillando al sol, mecidas por una brisa que sabe a carne y a leña quemada. Y que ventila cada rincón, cada poro de mi piel. Un guitarrista venido a menos se desvive imitando a Tracy Chapman y recoge el éxito con una sonrisa, en su gorra, efímero éxito con forma de moneda. No hay pájaros, ni coches, ni grillos que enturbien este silencio con su improvisada banda sonora. Me arropo encantado con cada una de las palabras. Con cada una de las risas. Aprendo tanto. Aprendo que tuve poca juventud, y ahora la he de revivir. O hacer ver que la revivo. Y que fracasar, o cometer un error, siempre es mucho mejor que no haber nunca tenido el valor de intentar cambiar. Sentado cómodamente en una incomodísima silla de aluminio, en la terraza de un bar, me envuelve el aroma del café y me pregunto si la pinza birmana será un instrumento de tortura. Escucho, me refresco, y observo las cortinas bailando a mi alrededor, y a las ventanas mecer sus hojas. Una señora muy mayor, y tan delgada que parece que vaya a llevársela el viento, se aferra a la barandilla del balcón con todas sus fuerzas, como quien se aferra a la esperanza. O a la vida. A su esperanza. Porque a veces lo que esperamos es la única razón que nos mantiene vivos, en pié, agarrados a la vida con uñas y dientes, esperando. Esperar es soñar con un nuevo comienzo. Y no hacerlo quizás suponga volverse loco. O quizás no, pero por si acaso, mejor seguir soñando. Aunque a veces nos de miedo que algún sueño pueda convertirse en realidad. A mí también me ha pasado.



Comentarios:
La esperanza (siempre que no sea Aguirre) es lo penúltimo que se debe perder.
Muchas verdades veo hoy por aquí, me gustaría que te las creyeras todas, todas, todas.
Suenas a alivio, y eso alivia.
Has visto el último anuncio de KIT KAT?
Pues eso.
Muá.
 
Muá.
 
jajaja! venga con el tormento! y la Aguirre.
Pero tiene razón, suena a alivio Coco y eso está bien, aunque sea a ratitos...El tiempo pasa rápido, ya lo verás, a veces aunque no queramos.
Y que bien lo explicas siempre.

Más Muas!
 
Y requetemuás!
 
Em fas patir,...cada vegada més.
 
Cierra los ojos.

Jo, ¿por qué los sigues teniendo abiertos? Así no hay quien juegue contigo...
 
Lo que has escrito es TAN bonito que no hay comentario, pero no puedo dejar de comentar.

Escribo para darte las gracias, porque empiezo hoy con ese instante especial, que separa la noche del día, con un café y tu post.
Y para darte las gracias por lo que has dejado salir de los poros ventilados de tu piel, en ese día travestido de primavera.
Y para darte las gracias por mencionar la esperanza (Niestzche dijo que la esperanza es un estimulante vital muy superior a la suerte) y conseguir emocionarme. Bonita es la esperanza y bonita es la experiencia.

No tengas miedo a seguir tus sueños, sé prudente nada más. Te deseo brevedad en olvidar y en apartar los rencores. Y muy buenos días.
Besos salados.
 
"Una señora muy mayor, y tan delgada que parece que vaya a llevársela el viento" jaja tu sello es único. ¿Sabes? Cuando te leo me recuerdas a Eduardo Mendoza. Besicos!
 
Gracias a ti, Esperanza. Preciosa la definición de Nietzsche. Aunque hay quien opina que la esperanza es esa cosa con plumas, yo creo que esa cosa con plumas es en realidad el conductor del autobús de Locomía.

---------

Sintagma, querida, ya. ¿Jugamos?

---------
Violeta, carinyo, no pateixis, que del estres surten arrugues a la pell.
 
Besicos, Gloria!
 
Precioso y preciso
 
Yo sueño esperando, y espero soñando...y entre lo uno y lo otro, si puedo duermo.

Mil besos.
 
Ay.. yo como Nela querido, pero al revés (entonces ya no es igual creo..) El caso es que primero duermo y si me sobra tiempo, ya sueño algo si eso.. y tal

Besos mil
 
he podido ver las cortinas mecidas por al brisa, y oler a leña, y a café. Gracias por ese post tan bonito, creo que lo leeré tres veces más... aunque sienta mi sillón frío e incomodo como una silla metálica de bar. Merci, bona nit
 
cuantas verdades juntitas, parece que te crecen debajo de la cama, y se te cuelan en los sueños. nunca dejemos de soñar.. que trae arrugas, o eso eran las preocupaciones? ya no me acuerdo.. por las dudas te mando un sueño y una sonrisa.
besitos, coco mío.
 
Es sublime, la forma en que recoges los sentimientos y los dejas caer día a día en un post.
Ojalá el viento a favor lleve adelante tus sueños .
 
cuanta razón tienes...mientras no sean pesadillas, bienvenidos sean.
Besos.
 
Yo he visto a muchos ancianos esperar...esperar lo inevitable...pero esperar...y mientras se espera..pues no se llega...


besos de viernes...me gusta mucho su blog
 
Que bonito lo que he leido aqui!! aunque los sueños siempre deberian cumplirse...
 
Me has recordado muchas cosas, en ese post tan "aparentemente inocente" que escribes (o bueno, que a mí me parece que tiene ese aire de inocencia)....

Me he acordado del libro de Climats de Maurais, cuando dice que "envejecer es conservar alguna esperanza" (que no digo que seas viejo)

Me he acordado de Chalmers, cuando decía "que la felicidad en la vida consiste en tener algo que hacer, alguien a quien amar y algo que esperar"

Y me acordado de mí cuando observo como tú y pienso que tengo que revivir mi juventud.

Un beso grande!
Me encantó tu post (y la forma de contarlo)

PD.- ¿y también te sabía a natillas ese día?
 
Que sería de nosotros si no fuera por lo que esperamos, por esa pequeña esperanza a la que nos aferramos...con algo tenemos que entretener la espera. Un saludo.
 
Muy bueno Coco, y encima va Ud. a post diario
La descripción es sublime; todos sabemos que pronto no será agradable tener las ventanas abiertas
Creo que todo se reduce a aprovechar un viaje único; total no hemos pagado el billete...o sí
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]