sábado, agosto 16

 
A días.
Hay días en que espero grandes cosas de la vida. Que todo y todo el mundo sea encantador, único, especial. Y me exijo mucho a mí mismo y a todo cuanto me rodea.
En cambio otros días, como hoy, me conformo con lo que hay. Y no me importa disimular deseos, o reprimir emociones, o hacer ver que toda conversación futil me interesa. Es como si decidiera invernar en pleno Agosto. Como si me gustara vivir en un sueño que no me importa. Un sueño en blanco y negro. Un sueño que queda lejos. Y sé que no es lo que quiero, pero en días como hoy, creo que es lo que merezco. Vivir como si viera mi vida desde otro cuerpo.

Comentarios:
Te veo resignado, prepara el café....
 
es como una patada cuando esperas mucho de la gente, y alguien te lo remarca....por suerte, no eres al unico que le gustaria invernar...
 
Lo que acabas de escribir nos pasa a muchos.
A mi me gusta experimentar esa sensación. Ver la vida desde otro punto de vista, como si fuera otra persona.
Un saludo y gracias por pasar por mi blog.
 
Supongo que es algo así como estar estirado en la cama siendo la niña del exorcista y esperar a que venga el cura a salvarte y te diga aquello de "sal de tu cuerpo".

Besitos
 
Yo sí suelo invernar en Agosto.
No sé si es sano que haya llegado a la conclusión de que es TODO EL MUNDO quien hace las cosas al revés.
:)
 
te mereces vivir la vida que deseas. besitos
 
Bienvenido al club.

¿Nos mimamos?
 
si yo viera la mia, me pondria a llorar, y pensaria que menudo guionista mas hijo de puta.
Un beso.
 
Ah, si, claro, pero ya sabes que todo va así, a ratos y a cachos.
 
Todos tenemos a veces días disléxicos donde desdoblarnos e incluso reconvertirnos.

Pero no te acostumbres a las levitaciones corpóreas que alguno que otro se ha quedado por el camino ;)
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]