martes, agosto 19

 
Cierro los ojos y bailo.
A veces, por la noche, subo a la azotea. No vivo en un edificio muy alto. Pero el aire corre fresco y cargado de olores que saben a tantas cosas. A cosas que nunca viviré. Y me encanta cerrar los ojos y saborearlo. Dicen que en África hay vientos que fecundan la selva y luego entierran ciudades en áridas montañas de polvo y tierra. Dicen que hay vientos que abrasan y soplan hasta secar el pensamiento de quien tiene la desgracia de caer en sus brazos. No sé si esta noche el viento que me envuelve sopla desde África. Sólo sé que a veces me escondo en la azotea para soñar que tan solo la oscuridad y el viento existen. Cierro los ojos y bailo al borde del tejado. Miro al vacío y sé que podría volar. Quizás sólo unos segundos. Pero podría volar. En picado, pero podría volar. Si no fuera porque adoro a James Dean, y hacer un bonito cadaver desde aquí parece algo más que complicado, no me resultaría difícil echar a volar. Supongo que a veces los sueños superan y desbordan a la imaginación, a las esperanzas, a las desesperanzas. Al tiempo. A ese mismo tiempo que a veces burla y escapa, corriendo más deprisa que la propia vida, hasta que resulta imposible alcanzar. Y a veces, después de una de estas sesiones de aire, azotea y oscuridad, me doy cuenta de que no me importa morir. Y me siento mal, porque me siento bien.



Comentarios:
Nunca dejes de bailar. Nunca dejes de soñar que vuelas.
Besos.
 
mi cielo, te quiero.
 
Y yo a ti. Mucho.
 
Un beso, Nela.
 
¿Bailas con la muerte?
Yo admito no poder mirarla tan de frente.
Yo visito su casa de vez en cuando, de día, pero jamás bailaría con ella.
En cambio, como no tengo tejado,(en otros tiempos, en otros lugares, sí hacía lo que cuentas), en noches extrañas salgo al jardín, con poca ropa, y me tumbo en la hierba.
Y cierro los ojos.
 
Qué reflexivo y metafísico te ha puesto el verano, Coco.

Tú por si acaso mejor lo de volar lo dejas para la imaginación con los ojos abiertos o cerrados, no sea que la realidad supere la ficción y no lleves paracaídas de emergencia.

Esta bien no temer a la muerte, siempre que sigas respetándola ;)
 
conozco esa sensacion, pero... siempre sabe todo mejor en los sueños... nose... todo esta mas idealizado ...imagina por ejemplo que volar no mole tanto.
La duda... a veces nos mantiene a flote.
un abrazo mi niño
 
conozco esa sensacion, pero... siempre sabe todo mejor en los sueños... nose... todo esta mas idealizado ...imagina por ejemplo que volar no mole tanto.
La duda... a veces nos mantiene a flote.
un abrazo mi niño
 
oxigeno, nitogeno....¿que tendrá el aire?, espero que un dia se lleve la tristeza de tu cabeza como diria eva amaral.
 
El aire viene cargado de suspiros lejanos, de más allá del fin del mundo; trae sueños y acaricia los propios.

...Echarse a volar, es detener el tiempo en un instante; instante eterno. Y lo que sigue lo sabes mejor que yo.
A todo en esta vida hay que mirarlo de frente, incluso a la muerte. Así debe ser.-
 
Un beso, y si decides echarte a volar, a ver si puedes avisarme qué tal te va.
 
Lo dicho...eres Batmancoco ;)

Y el más grande, como vueles igual que escribes, llegarás donde tu quieras, amor, o por lo menos al súper de enfrente, fijo :)

Muaks
 
Y como te mueras te mato, hombrecoñoya!
 
Y yo te remato....
( y mira que soy de las que no se resisten a un buen picado)
Besitos
 
Cuando quieras, te acompaño, tengo mucha práctica en eso de bailar al borde de un tejado. Me gusta el riesgo, ese que en un descuido te podría llevar al "otro barrio"...por fin!
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]