sábado, junio 7

 
A veces, los fines de semana, me siento como un submarinista, escuchando mi propia respiración, inmerso en una especie de pecera repleta de conversaciones banales que no me van ni me vienen. Y me veo a mí mismo como si estuviera sentado en el rincón de un salón, en una gran fiesta, encerrado en mis cosas mientras todos van de aquí para allá bailando la conga.
En cambio, entre lunes y viernes, supongo que el frenesí y el sin vivir del contrareloj que me abduce a diario, no me dan tiempo a pararme a pensar en mí. Esta especie de obsesión por hacer mil cosas a la vez me ayuda a sobrevivirme, es casi una bendición.
Por fortuna, mi madre nunca escuchó a aquel pediatra que insistía en que yo era, o bien hiperactivo, o bien autista. Decía que no lo tenía del todo claro, pero lo que sí sabía seguro es que yo era un caso clínico y se me tendría que medicar.



Comentarios:
No sé porqué, hubo una época en la que todos los niñ@s que tenían inquietudes y montón de ganas de hacer cosas eran llamados "hiperactivos", menos mal, como dices tu también, que nuestras madres pasaban de los médicos... Quién nos vería ahora ;)
 
Yo soy muy activa no puedo parar nuca quieta ni en domingo. Tenia un amigo que me arrastraba hasta el sofá y yo le decía "No al sofá no, hagamos algo, vaaaaa..." y el muy cretino me contestaba "Ya lo estamos haciendo, estamos descansado ¡Concentrate coño, que me interrumpes!"
 
uala te habia escrito un mail buenisimo y he tocao un boton mal y se ha borrao todo
joder coco

me cagonlasnuevastecnologiasdelainformacion


bona nit!!
:SSSSSSS
 
Preciosa excusa, princesa. Ya lo estás volviendo a escribir y cien veces! (mi pediatra olvidó lo de esquizofrénico, lo voy a tener que llamar).

---------------

Helena, eso sí que es un amigo. No como yo, que de llevarte al sofá, no iba a ser precisamente para descansar, querida.

---------------

Hola Kiram. Tienes razón. Eso sí, quien fuera que me viera ahora, seguro que convencía a mi madre para que medicara. Al menos con bromuro. Beso y gracias por la visita. Me encantan tus poemas.
 
pues cierta chica bombon quiere quedar contigo cuando puedas o podamos. te echo de menos, echo de menos reirme y llorar contigo, si es que te quiero mucho
 
xD Que brutito... aunque te recomiendo cosas más interesantes que el bromuro ;) Gracias por tu comentario, en respuesta te diré q al menos somos dos los que se sincericidian... y sí, duele bastante.. (bastante, en mi tierra, no significa suficiente, si no mucho :D) Espero verte por el blog, q yo seguiré visitándote!
 
A mi un pediatra me dijo lo mismito de mi hijo mayor y desde entonces empecé a medicarme yó que salia mas a cuente y oye , mano de santo . ..
Un beso

(Oye si viene por aqui Loka le dices que tengo un mensaje para ella..)
 
Buf, cómo te entiendo. De lunes a viernes soy, el finde estoy, y punto.

Y eso que de pequeño me ocurría al contrario que a tí: de tanto que observaba las cosas, parecía hiperpasivo. Pero mi madre no me llevó al pediatra: me soltó dos leches, que era la terapia vigente por aquel entonces, y andando pa casa.

Ahí comenzó mi vida activa.

¡Un saludo!
 
Ay, Coco, cuántas veces me he sentido así, preguntándome qué hacía yo allí, sin ganas de escuchar, sin nada que contar. Uf,menos mal que ya no, que ya nada de eso. Hay que buscar el sitio que a cada uno le corresponde.
 
Me das una envidia, querida mía. Yo no soy tan valiente como tú. En fín, supongo que cada uno, es como es.
 
... y tiene lo que se merece. Estoooo.... que si alguien ve una cosa marrón y blandita en la via del tren, es mi autoestima. Si fuera tan amable de enviarmela por fax. Gracias.
 
(no he visto a la loka, churra de mi corazón).

----------

Un saludo, nitinho, querido.
 
Coco! ¿Que te pasa? Pq estás tan triste?
:(
 
Yo no estoy triste, corazón, es mi circunstancia. (A veces me pregunto si mi circunstancia mide 20 cms).
 
Bueno, para eso hay una solucion... coge una cinta métrica de coser y sal de dudas :P
 
La última vez que medí mi circunstancia, me dió una depresión. Bueno, en realidad, no me dió una depresión nueva, sólo me cambió de sitio la que ya tenía. Como cuando voy a cortarme el pelo a la barbería que tengo debajo de casa. Que cuando salgo me digo: coño, y yo antes de entrar aquí pensaba que tenía problemas.
 
Cocoooo..., que te doy una lexe...!!! No mide 20, mide 21. A ver si con un par de calvots tu autoestima se sitúa donde tiene que estar, hombre yá, poldiós!

Nitinho, yo de pequeña también me pasaba el día mirando todo hiperpasivamente, y mi madre ni me llevó al pediatra ni me pegó dos toltas,...y así estoy yo ahora. Però mira, què hi farem?

Petons a tutón!
 
Cocoooo..., pelo? Qué pelo?
 
Hallo coco!

Bon dia! No te preocupes por lo de hiperactivo-autista-esquizo...es algo común, de veras.

Relax, relax...muxo relax.

Besos
 
Pues mi niño, apechuga y ya :) Y cambia de barbero!!! :D
 
Tú eres un solete. Lo demás na de na.

Besos
 
Pues mira que tú.

Besazos, donde quieras.
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]