miércoles, febrero 13

 
Tengo días.
Tengo días en los que, es salir a la calle, y pierdo de inmediato la confianza en mí mismo. Y todo me asusta. Si alguien me mira a los ojos, cambio de acera. Si se balancean culos ante mí, bajo la cabeza. O si suenan bocinas en los semáforos, salgo disparado, sin pararme a mirar a los lados, y que sea lo que dios quiera.
Y no acabo de entender cuál es el ingrediente secreto, el campo invisible esotérico, o la fuerza oculta del más allá, que en estos putos días me hacen perder la confianza al cruzar el portal de casa. Esa misma seguridad y aplomo que teóricamente deberia acompañarme siempre. Como cuando era pequeño. Y se pegaba a mí como una sombra. A todas horas. Como un tatuaje indeleble. Como el primer beso. En fín, me pregunto qué le habré hecho yo a mi confianza para que, en días como estos, me trate así.


Comentarios:
"Si se balancean culos ante mí, bajo la cabeza" eso, bonito de cara y de culo, no te lo crees tu ni jarto vino jajaja.

Un beso, primor.

*
 
Un beso, amor.
 
Guapo... las confianzas a veces toman vacaciones... no se la des ;)

Besos
 
En vez de ir en Marzo a las urnas prueba a dar tu voto a tu confianza a ver que pasa...
 
Ven, que te abrazo.
 
cachislamar dixit:
Confianza 1 - Coco 0.
Brillante post.Muy empatico.
 
la chica bombo sigue sin enteder nada de tu blog... explicaselo algun dia, que por lo menos alguien en esta ciudad le explique algo.
firmado:
chica bombon
 
Debe ser... que "la confianza" es mujer...
 
La tratas bien ? ¿le haces cariñines por la mañana ?.....
Besitos
 
He vuelto...
 
Qué alegria!
 
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
 
Gracias, Coco. Amigo.
 
Creo que no le hablas ,ni le susuras lo mucho que la amas (a la confianza).
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]