lunes, enero 21

 
Perdiendo el miedo.
Hay veces en que te sientes solo, aunque estés rodeado de un montón de gente. Es como si te vieras inmerso en una gran fiesta. En una discoteca donde todo el mundo te mirara sin tocarte. Como si tuvieras derecho a bailar y a insinuarte, pero no a abrazar a nadie ni a rozarle. Y no pudieras charlar, sin gritar estupideces al oído. Es como hacerte viejo. Que poco a poco, la opacidad de la rutina, y el estruendo del ruido de cada día, te va taladrando por dentro. Y el alcohol va tejiendo un túpido velo, a modo de mortaja, que te aisla de ti. De la realidad. De la luz. De la vida. Y así pierdes el miedo a sonreir a la camarera, a opinar, o a entrar en un retrete mixto. Pierdes el miedo a vivir o a morir. Incluso el miedo a volar, a reir o a soñar. A empezar las casas por el tejado. Poco a poco, con la edad, como en una noche de discoteca, lo vas perdiendo todo. Por suerte, también el miedo a percibir tu propia existencia.



Comentarios:
:-(
jo como estamos.
 
Diría que perder el miedo no es malo, au contraire
 
Pues puedes perder lo que quieras coquito, es mas soy un desastre y yo pierdo seguro mas cosas que tu... pero oyes... no pierdas nunca las ganas de volar si?

Un besico
 
A fin de cuentas, todos estamos solos. Pero todos somos microuniversos. Estoy segura que dentro del caos, en tu universo personal, tiene que haber mucho, muchísimo. Busca; lo mismo no ves nada por tener la luz apagada... Enciéndela, anda. Y me cuentas qué ves.
 
Lo bueno de sentirse solo cuando estás rodeado de gente es llegar a comprender por qué esa soledad. Quizá sea elegida. Y la soledad cuando es elegida, es la más bella de las compañías.
 
Si es que no hay nadie como una "bruja" para hacer magia :))
Por cierto, yo soy algo "meiga", por si... ejem...
;)
 
Pues si pierdes ese ultimo miedo miel sobre hojuelas, lo malo seria quedarte sin los otros y conservar este .
Un besito
 
Por dentro estás en ruinas...
No sabes si estás boca abajo? Párate, un momento, descansa, y rie, riéte de todo, de ti, de mi, aunque no me conozcas, del cabrón de tu jefe, de la hipoteca, de bush, de todo. Verás que al pricipio será forzado, pero luego recuerda buenos momentos, la primera vez que te desnudadron para follarte, la segunda vez que te pillaron haciéndolo en un lugar público, aquella película tan mala que reias por no llorar o que reias donde "no tocaba" i todo el cine pensaba que estábas loco...
Ríe coco, este es el antídoto
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]