miércoles, junio 20

 
Sobre la delgada línea que separa la juventud de la demencia senil.
Hace unos días leía que cuando se van muriendo las neuronas, desaparecen con ellas los recuerdos que almacenan. Supongo que también se deben llevar la ilusión y la capacidad de imaginar cosas en las nubes. Creo que a mí últimamente se me mueren demasiadas. Y llegados a este punto, empezaba a llegar a la conclusión de que la vejez no depende de la edad de la persona, si no de las neuronas que se le hayan muerto, de los recuerdos que haya perdido, de las ilusiones que haya dejado atrás y de su incapacidad de ver figuras en el cielo. Pero pensaba que al menos estamos vivos, y toda etapa de la vida, al final, tiene sus cosas buenas; sus pequeñas satisfacciones, mientras que si estás muerto es difícil ponerse un smoking para ir al teatro. Por no hablar de la epopeya que supone liar un porro. O ser abducido por extraterrestres, que sólo buscan a impresentables, borrachos, estúpidos, excéntricos o memos, pero que estén vivos. A mí me habrán abducido unas mil veces. Lo que más me preocupa de la muerte es que luego no haya otra vida, y esto se convierte en un pensamiento realmente deprimente si acabas de comprarte un pijama nuevo. O si te has hecho las cejas. Por otra parte, siendo positivos, hay que reconocer que la muerte es una de las pocas cosas que puedes hacer completamente desnudo y no corres el riesgo de que nadie te denuncie o te sacuda con una escoba. Pensemos, ¿es realmente tan terrible cumplir años?: No, si eres una momia egipcia casada con un arqueólogo. En resumen, que hay que intentar ir siempre acorde con tu edad: si tienes menos de dieciseis años, procura no tener pelos en las orejas, pagar con visa o quedarte calvo. Y si tienes más de 43, da igual lo que lleves o lo que hagas, nadie va a reparar en ti. Así que, puedes dejar ya de hacerte las cejas. De nada.



Llevo ya pa quince horas que no te puedo probar. Y no hay quien se olvide de ti, de tus besos, de tus risas, tus orejas cucurucho, ni de tu guitarra. Vamos, que nos vamos.

Comentarios:
Pero no eran las ingles?
;)
Venga,que estás hecho un chaval, y mira como reparamos en ti, rendiditos, así que saca las pinzas y aplicate, hombrepordios!
 
:p
 
Lo que digo a continuación es totalmente cierto. Lo pienso de veras, a veces. Verás, al leerte, no se si será por el ritmo, las ocurrencias que tienes, el optimimismo que contagias,...pero, me parece, que en realidad, eres tú quien nos mientes. Porque no has llegado a la cuarentena, puede que ni a la treintena. ¿No serás un veinteañero disfrazado?. Al menos, es eso lo que transmiten tus textos: juventud, alegría, ganas de pasarlo bien. Tb fuerza. Me da igual la edad que tengas. Tú eres tú. ¿Quién da más?.
 
ains! que bien te sientan los años para las frases de humor deliciosamente absurdo!! sigue cumpliendo! hazlo por nosotros!

muaaaaaaaaac!
 
...

(qué envidia cucuruchera)

:-(
 
Los 43 te sientan de puta madre, tus neuronas están en perfecto ingenio y lo único que tienes que hacer es comer más calamares para el ánimo.
He dicho.
De nada.
Siguen siendo 5.000. Como cada jueves.
 
Pero antes me cobrabas en pesetas, querida. Coñoconlosleuros.
 
FELICIDADES ! !
 
Gracias!
 
Arréglate las cejas.

Y rapidito, que me hacen falta las pinzas.

Me están saliendo pelos en la copa y así no me como un rosco.

Beso.
 
Beso!
 
Vamos que nos vamos, di que siiiiiiiii!!! Ese coco, ese cocooooo!!! Ole la Mari, la Bebe, el coco, tu cucurucho, l'umbracle y los bocadillos de pan de centeno con tortilla y salchichas de queso!

Muaaacks solet meu!
 
Muacks, amor.
 
No creo que la edad sea excusa para dejar de depilarte xD
Feliz cumpleaños con atraso.
 
Jode coco, no me lo perdono, se me ha pasado, voy a fustigarme 43 veces, verás como no se me olvida más.

Que sean muy felices primor ;).
 
Gracias, cielo.
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]