martes, abril 24

 
Calorcito y vaivén.
Con este calorcito que todo lo envuelve, como un papel crujiente y rojo en navidad, y este solecito de tarde, que hace que se transparenten las faldas, y las intenciones, en el tren se me duerme todo dios: la del collar de pinchos, tatuaje de araña y diadema a cuadros escoceses, con la ipod a toda pastilla. La del jersey amarillo que golpea la cabeza contra el libro que cuenta cómo conocer mejor su sexo. La chica del opus dei, con sus medias negras, zapatos blancos, que no deja de morderse los labios y mover el rosario entre los dedos con los ojos entornados, aplisando la falda bajo la rodilla. El chico que se compró la cazadora tejana a modo de albornoz, a la altura del tobillo, que mira a la pared y cuenta las paradas parpadeando al mismo tiempo que la lucecita verde del mapa. Y yo, que no consigo dormir. Ni siquiera así.

Comentarios:
Esta noche intenta contar ovejas, o ponerte a charlar con el pastor diresssssstamente, oyes!.

La de la camiseta a rayas rojas y negras tampoco tiene sueño.

Abrazito

S
 
Valeriana.

Yo no sé cómo no les da miedo dormirse en el tren. Yo es que soy muy desconfiada y creo que me van a robar o algo. Así que si no voy acompañada, ojillos bien abiertos!
 
Ven, que te arrullo un poquito.
 
Será que no te duermes porque te entretienes mirando a la gente.

Besos de sol adormecedor
 
Coco, no eres tan raro.
En los viajes un poco largos, de avión, tren... me muero de la envidia al ver a la gente frita...

Yo o en mi cama, tranquilisima, en silencio, sin luz... y con unas valerianas (jeje) o nada.

Hale... que luego no hay quien me despierte...
 
Sería una pena dormir con ese panorama...

¿Has probado a dormir abrazado?
 
¿A ti, querida? ¿o a Sintagma, que me quiere arrullar? Ayquédilematú...
 
Estás bien?
 
Podría estar mejor. ¿Y tú?
 
Yo flotando.
 
Espero que sea para bien. Que la última vez que ví un pez flotando en mi pecera... menudo disgusto.
 
Hace tiempo que no sé nada de Inés, princesa.
 
¿Seguro que estabas en un tren?Quizá tu insomnio se debe a que sin querer te metiste en un zoológico. Y tú, en una de sus jaulas, creyendo que ibas para casa.

Joan
 
Ni de Innes ni de Danae. Les echo de menos...
 
Pues vaya. Yo también. ¿Hacemos un club?
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]