viernes, abril 27

 
Ayer por la noche.
Ayer por la noche leia en un blog una historia que me contaba mi abuela cuando era pequeño. Era sobre un pueblo; sus habitantes anotaban en una libreta los minutos de su vida en que habían sido felices. Cuando morían, alguien hacía la suma y grababa el total de ese tiempo sobre su lápida. Algunos tenían días acumulados, otros sólo horas. A mí me costaría un montón vivir así, porque no soy capaz de distinguir los momentos de felicidad de los que, simplemente, me siento bien porque no siento nada. Es cierto que hay muchos días que se olvidan, pero no necesariamente porque se vivieran instantes de infelicidad. La mayoría simplemente desaparecen de la memoria porque no se utilizaron para nada que mereciera la pena. Quizás fueron días vacíos, sin emoción, sin quedar con nadie, ni compartir un postre, o un orgasmo; o magdalenas calientes rellenas de chocolate y bañadas en nata fria, que cuando las abres con la cuchara parecen estar vivas y se mueven como si bailaran. O simplemente hay días que se olvidan porque nada dejó su huella en tu piel. O en tu corazón. Yo tengo unos cuantos así. Más o menos 15,500. Con sus tormentas, que curiosamente recuerdo haber vivido perfectamente, y no fueron momentos felices. Con su desgaste, como cuando alguien te pisa en el tren varias veces en el mismo pie y lo acabas mirando directamente a los ojos como diciendo: qué, ¿el suelo está blandito? Pero hay sutilezas que cuestan de entender, sobre todo un lunes a las 7 de la mañana, y te siguen pisando como si te quisieran desgastar. Yo no quiero desgastarme, ni sumar tiempo. Tampoco quiero que me pase la vida entre los dedos sin poder atraparla. Como el agua de un rio. Supongo que no sé lo que quiero. En fín, que ayer por la noche leía en un blog una historia que solia contarme mi abuela. Y creo que yo no voy a anotar en ninguna libreta los instantes de felicidad, no vaya a ser que el momento del recuento me pille solo en casa y sin una caja de ansiolíticos a mano, o en su defecto, una botella de vodka.

Comentarios:
En anotarlos en una libreta, se pierde otros posibles momentos de felicidad... ¿Por que anotarlos? Mejor vivirlos...
Beso
 
Los momentos de felicidad són los únicos que no hay que anotar, pues son los que realmente quedan registrados en nuestra memoria, y estos son los que afloran en diferentes momentos de la vida.
Un abrazo.
 
A mí, más que anotar los momentos en los que soy feliz, me gusta notarlos.
 
Yo soy incapaz de contar los momentos de felicidad que haya podido pasar...
Seguro que no son demasiados... o al menos que yo sea consciente de ello. Y mas seguro estoy que durante algun tiempo no voy a poder apuntar absolutamente ninguno mas...

Pero sobretodo es porque yo creo que la felicidad es un camino, no un fin, y mucho menos algo que dure un lapso de tiemop determinado.. eres feliz hasta que algo te rompe el momento...

No se, es complicado!
 
Este cuento lo leí en un libro, no sé si en la misma versión, pero la base es esta misma que cuentas. Y aunque la intención de la historia es buena, la verdad es que la encuentro también absurda. Porque vivir significa hacerlo con todos los contrarios. No sólo se vive cuando se es feliz. Se vive en todo momento, se vive cuando uno siente, sea lo que sea.

Dices que a veces no sientes nada, que hay momentos en la vida que no te han dejado absolutamente nada. Creo que son momentos en los que uno se siente como en el limbo, como en una sala antigravitatoria. Pero permíteme dudar que esa sensación haya ocupado toda tu vida. Y si no me lo permites, lo pongo en duda igual.

Besos, Coco, y ¡que tengas un buen finde!
 
Tienes razón. Y haces bien poniéndolo en duda. Besos, cielo. Buen finde!
 
He leído atentamente este post y me quedo con esta frase:

"Tampoco quiero que me pase la vida entre los dedos sin poder atraparla. Como el agua de un rio.".

Si vives, hay momentos de todo.

Que al mismo tiempo, me he acordado de la fotografía de un post que hice hace tiempo.

http://aiguamel.blogspot.com/2007/02/mis-manos-y-la-arena-de-la-playa.html

Feliz final de semana
 
de un Coco a otro Coco (he, he, he)

Hola Coco,
La felicidad...
se vive en un abrir y cerrar de ojos!
y después queda el recuerdo : )

Veo que has puesto "música" : )
Me gusta lo que esta cantando Luz Casal.

Cuidate!

Que pases un buen fin de semana...

Coco ; )
 
mejor unas gotitas de agua del carmen
 
Como historia me parece tan bonita como imposible de realizar. Qué manía tenemos de contar, de clasificar, de coleccionar mientras la vida nos pide paso a gritos y no la escuchamos, tan ocupaditos que estamos. En fin.
Besos Coco, entre líneas te noto más contento. Espero que sea así.
 
Me hace gracia que hagas referencia a mi post. Gracias. (Si alguien quieree leer la historia esta en mi blog a fecha. EL post se llama Edad incierta)
Coco, tienes que aprender a mirar la vida con otros ojos. Si no, nunca vas a salir de ese pozo en el que te noto hundierte día tras día.
auqnue sabemos que no todo lo que nos pasa es bueno, tenemos que pensar que siempre hay gente que está mucho peor. Seguro! Y nada mas que por eso debemos de sentirnos agraciados.
Nadie nos ha vendido la existencia como algo maravilloso, por eso a nadie se le puede acusar de mentiroso. Yo misma acabo de perder en solo dos meses a dos personas muy importantes en mi vida. Me he sentido perdida, angustiada, e incluso pensando cosas que no debería, pero hay que ser fuerte y saber que todo en esta vida tiene remedio, menos la muerte, y que el tiempo que nos toque vivir, debemos de aprovecharlo al máximo. LLora las penas si tienes que hacerlo, pero ríe también las alegrías, y verás como todo lo empiezas a ver de forma diferente.
Un beso y muchos ánimos.
 
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
 
El otro día viví intensamente un momento y fuí feliz: me encontré un euro debajo de la foto de una rubia que me guiñaba un ojo con una sonrisa de esas de enarcar cejas y mueca de media comisura del labio hacia arriba.
Y es que las rubias sonrientes me endulzan la vida.
Esto lo apunto ¿no?
 
vive los momentos que sean felices para ti según lo que tu desees...y ya está. besos coco!
 
Hay temporadas, en las que estar vivo ya es un momento, que más da si es feliz o no, mientras te permita seguir respirando , tienes la esperanza de seguir cosechando momentos, ya sean felices o no tanto , pero al fínal son de los que te hacen ser quien eres.
 
yo apunto, si que apunto,,,, hay cosas que pasan sin registrarse y solo un poequeñoi estimulo puede desencadenarlos con la fuerza de un volcan, Vivir coco, como mejor se quiera , un beso y un vodka con limon ! por ti
 
Joerr coco...que manera tienes de tocarme siempre la "patata" con lo que escribes......
 
Y dale con la felicidad... Últimamente, a todos nos ha dado por lo mismo.

Y yo que pensé que tú eras un tipo listo y te interesaban más los polvos...
 
No lo anotes, no merece la pena. Pero estate muy despierto, para que cuando pasen esos momentos buenos, no se te escapen y los disfrutes al máximo.

Y recuerda que tras la tempestad simpre viene la calma.

Saludos
 
Los instantes de felicidad los anotas aquí en el blog.

Suma y sigue.

Un pedazo de beso coquito lindo

S
 
bueno...estoy en que es mejor vivirlo que apuntarlos...aunque y si se apuntan esos momentos en vez de anotar solo las horas...quiza suban la moral en momentos en los que las lagrimas bañan los ojos sin parar?? no se sabe verdad? bueno...pienso que las abuelas siempre han sido grandes contadoras de historias...la mia me contaba la belleza de ser republicana...jaja hay abuelas y abuelas!! un beso!!
 
mira que eres derrotista,Coco...Pero cuanto nos parecemos.
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]