lunes, marzo 5

 
Derick Paulickovonisch, vida y milagros.
Decían los amigos de Derick Paulickovonisch que era un gran tipo a pesar de lo complicado que resultaba pronunciar su nombre estando borracho como una cuba. Derick era bien parecido, los años lo habían tratado con cariño; su suegra no. Contaba con un maravilloso empleo de profesor adjunto en la cátedra de filosofía aplicada de la Sorbona, en París. Tenía una esposa adorable, dos vástagos a punto de graduarse en Harvard, y la inmensa suerte de ser querido por todos sus amigos imaginarios. A pesar de ello, Derick no era feliz. Y no entendía muy bien el porqué de esa especie de tristeza que le invadía cada vez que se calzaba las zapatillas. Aunque para ser sinceros, nadie podría ponerse aquellas dos vacas de ganchillo que le regaló su tía Leonor la pasada Navidad sin antes romper a llorar.
Derick creía que era inmensamente infeliz porque le daba por pensar. En su condición de filósofo aplicado, dedicaba todo su tiempo, y el de sus alumnos, a meditar sobre cuestiones trascendentales de la vida. Su afición favorita era dejarse absorber por su propio pensamiento mientras paseaba por la deliciosa campiña francesa (dios, toda la vida he deseado escribir esta frase). A Paulickovonisch le encantaba pasar la tarde distinguiendo al libre albedrío del Libre Albedrío. Y haciendo notar la importancia del uno sobre el otro, aunque nunca recordaba cuál iba antes. Al estudio de la enigmática expresión: "tempus fugit", dedicó buena parte de su vida, especialmente cuando iba al baño a masturbarse con catálogos de lencería y números especiales del National Geographic. Si bien hay que reconocer que su más preciada contribución al mundo de la fiosofía contemporanea, fueron sus detallados estudios de la obra de Nietzsche y su ya clásica disertación entre el Ser Supremo y el Ser Suprema de Móstoles.
Todos sus alumnos recuerdan con deleite, y agitada admiración, el día que paseaban junto a él y cayó desmayado, víctima de un derrame cerebral. Cuando despertó dijo, moviendo mucho los ojos, "gracias por su ofrecimiento, pero yo ya llevo un tanga rosa con encajes" y se sumergió en un coma profundo que duró hasta diez segundos. Tras los cuales despertó con un horrible aliento, una peluca que perteneció a harpo marx y una visión existencialista del futuro de la humanidad. Observó, entre píldoras y sorbos de láudano: "el más complejo de los ordenadores no puede superar al cerebro de un insecto; y de hecho, mi vecino tampoco. Somos todos como una colonia de hormigas que, permítanme observar, formarían una sociedad perfecta si no fuera porque su única hembra no tiene tetas y en esos ridículos agujeros que tienen por hogares no cabe una triste pizza barbacoa. Nos encontramos obcecados, sumidos en nuestros propios problemas cotidianos sin llegar a entender que la factura telefónica de la amante de un futbolista cualquiera es mayor que el presupuesto del departamento de defensa de un país del tercer mundo. ¿Y a quien le importa?. Diré más: ¿porqué si una chica entona una cancioncilla pegadiza al oido resulta agradable, y en cambio, si la canta mil veces un señor gordo y desnudo, con olor corporal, resulta insoportable?. O ¿porqué la mayoría de los políticos son, o bien incompetentes, o corruptos, y a menudo las dos cosas al mismo tiempo antes de almorzar? ¿Porqué en los paises dictatoriales alguien puede ser encarcelado por cantar alegremente en la calle, y ejecutado, si a los cinco años de estar en prisión no ha dejado de cantar alegremente? ¿Y qué me dicen del terrorismo? Nunca había estado la humanidad tan reacia a mojar pan en la yema de un huevo por temor a que estalle de repente. La violencia engendra violencia, y si no me creen, vayan a visitar a mi cuñado y pídanle que cuente un chiste. Y ¿qué me dicen del problema de la superpoblación? pronto no habrá quien salga a la calle por miedo a que le pisen los juanetes o le birlen las lentillas. Y la energia deberá racionarse, cada vehículo tendrá sólo derecho a gasolina suficiente para encontrar aparcamiento un día de cada dos. Y, por fín, hablemos sin tapujos de internet: nunca la pornografía había llegado tan lejos tan rápidamente y, por dios, a pesar de ello cuanto tardan en descargarse estas películas que luego acaban resultando ser un fraude: mal iluminadas y figurando pollas de goma. Esta humanidad no tiene los objetivos claros, nos faltan líderes competentes, carecemos de guía espiritual, vamos a la deriva por el cosmos en constante expansión. Sí, antes del big-bang vivíamos mejor; sin saber muy bien qué hora era, pero mucho mejor, aunque nadie tenga agallas para admitirlo. Nos atormentamos compulsivamente en un mar de violencia que nace de nuestras frustraciones y de nuestro dolor contenido. Por suerte, podemos seguir jugando a la bonoloto y comprando alka-seltzer."
Tras lo cual encendió un cigarrillo por el filtro, se le quemaron las cejas e intentó suicidarse arrojándose al wc. Como nadie tiró de la cadena, ya totalmente enajenado de sí mismo, en los últimos años de su vida, Derick se empeñó en aparentar ser una silla estilo Luis XVI, y cuando sus parientes le traían la cena, siempre argullía: ¿se da acaso de comer a un mueble? Coño... Mándenme a tapizar de una vez, ¿acaso no ven que no voy a juego con las cortinas?

Comentarios:
¡Plin!
No lo he podido resistir. Ahora lo leo.
 
Quiero que seas el lider de mi humanidad (de la poca que me queda, date prisa) eso sí, ni se te ocurra hacerlo en zapatillas.

PD: que conste que aun estando pedo que te cagas, he conseguido decir tres veces seguidas: Paulickovonisch
Y me he quedado tan ancha.
 
No me lo creo, lo de Paulickovonisch. De tu humanidad, ya hablaremos.
 
Así te va, de incrédulo por la vida.
Las 5:37 y como una lechuga ¡qué barbaridad!
 
mis mas sinceros aplausos!!!!! genial! muy genial!

que grande!

un besote!
 
Cosquillas!!
 
Grande grandioso!

No te vayas a perder la fiesta ;)
 
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
 
Haz caso a Candela, Coco. Ahí olvida todos su males hasta el más (o menos) pintado (o tapizado).

Un beso y que duermas bien.
 
¿Dónde se puede conseguir esa famosa disertación sobre la diferencia entre el Ser Supremo y el Ser Suprema de Móstoles? Francamente, esta cuestión hace ya tiempo que no me deja pegar ojo por las noches y me sería útil consultar lo que Paulickovonisch dice al respecto... esa gran autoridad en el mundo de la filosofía...a la que tanto echamos de menos desde que se niega a escribir nada porque también dice que los muebles no escriben...
 
:)
 
alguien podría explicarme qué fiesta me estoy perdiendo. Más que nada para recordarlo entre risas cuando se me escape el pis en el geriátrico.
 
Dices que los hombres no tienen claro sus objetivos. Y estoy de acuerdo. Pero las mujeres si lo tienen: antes de compartir la cama con un hombre desean compartir su testamento.
 
la lucidez hace estragos...en uno mismo, claro...
Alguien que se cree una silla estilo Luis XVI no puede ser más que un auténtico iluminado...
Te puedo asegurar que tu médula espinal está en plena forma, así que puedes seguir con "eso" y escribiendo.
Eres bueno. Muy bueno...(yo digo en lo último, desconozco lo demás...)
 
Porque quieres.
 
La realidad es cruel, escojo la vida que se da a raudales, aunque el ser humano la destroce.
 
Su afición favorita era dejarse absorver por su propio pensamiento mientras paseaba por la deliciosa campiña francesa (dios, toda la vida he deseado escribir esta frase).

Para llevar toda la vida pensando en escribirla podias mirar como se escribe absorber. O pasar el corrector
 
Pues tambien es verdad. Gracias.
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]