miércoles, marzo 7

 
De vuelta al hogar.
A veces, cuando salgo tarde de clase y regreso a casa en tren, me gusta sentarme al lado de la ventanilla y contemplar la oscuridad. Juego a pensar que el mundo no existe más allá de esas cuatro paredes que me envuelven y no dejan de bambolearse, a un ritmo descompasado y monótono que acaba por adormilarme. Y es justo cuando estoy medio ido y descolocado, que otro tren se cruza a toda velocidad y me da un susto de muerte. O despierto al notar que el vagón empieza a frenar. Y termina deteniéndose en una estación el tiempo suficiente para descubrir, en el tren que espera justo al lado, a una chica rubia, de pelo corto, tez blanca y largas manos, sumergida en un sopor equiparable al que yo acabo de dejar. El estridente pitido de las puertas, anunciando que van a cerrar, rompe el silencio de la noche. La veo despertar de un sobresalto. Clava los ojos en mí. Y al encontrarse las miradas creo saber lo que siente: desconcierto, temor, sueño, y el deseo de perderse de nuevo en la más absoluta oscuridad.

Comentarios:
Jajajaja, me he imaginado pegándote un susto.

Seguro que estás muy gracioso.
 
:-)
 
Oye Coco, ¿no será la misma que la rubia bombón de las piernas bonitas?
 
Me gustan los viajes en tren,dejarme arrullar por el traqueteo y esconderme en una canción.

Un surtido de besos

*
 
Mi sopor es llegar a casa y encontrarme mi ordenador y yo, mis posts y mi estómago que hace boomm, boomm,

Cuidate
 
Igualmente.
 
lo que he disfrutado yo en los trenes de alli viendo a la gente dormir, como se le caia la baba, la cara que ponian... espero no dormirme yo nunca en ellos¡¡¡

saludos
 
Y quién no quisiera perderse de cuando en cuando en la más absoluta oscuridad, sin garantía alguna de volver a la luz?

Me voy a domir...
 
yo creo que las mejores dormilonas me las he pegado en tren..la media horita que se tarda hasta plaza catalunya eso si...lo del metro es otra historia...aunke ahi si que se viven historias de aMor aunque sean platonicas
 
Guapa.
 
Paréntesis entre vías, paréntesis entre vidas. Ahí vale casi todo. Sólo pueden entrar los elegidos.
Beso.
 
Como tú nunca me llevas...
 
esas son las miradas que electrizan.. un beso grande coco.. regalame una sonrisa.
 
O en tus brazos...no seas modesto...¿ a clases de qué? que intriga, por Dios...
 
Me olvidé el "por cierto" despues de "modesto"...es que queda muy "a saco Paco", y después de este post tan "onírico"...
 
ostiaa, echaba de menos leerte.
Me gustó mucho esta entrada tuya. Dos trenes se cruzan y en un instante hay dos seres mirándose cada uno de un lado. Es uno de esos instantes en los que cuando ocurren, fugaces encuentros, nos permiten imaginar que podría suceder en esos segundos, ese cruce de miradas y esos pensamientos.
Me sentí del otro lado del tren.
Besos
 
Así que eras tú quien dormía en el tren? Menudo susto te diste!! Mientras tú mirabas a la rubia yo te miraba a tí ;)
 
Hola Señor Coco, cómo está usted?
La siguente es para comentarle que yo soy la rubia que en repetidas ocasiones aparezco en sus historias. Sólo recordarle que debería usted pensar en pagarme copyright. Mi abogado se personará para que hago el debido pago.
Sin otro particular.
El bombón o la rubia.
 
Querida rubia bombón, debido a las precarias condiciones económicas que me envuelven, me veo en la penosa vicisitud de tener que saldar deudas de este calibre a cambio de favores sexuales. Así que le agradecería que se personase usted misma para efectuar el cobro y no encomendara tan ardua labor a terceros, y mucho menos si son abogados.
Suyo afectadísimo,
Coco.
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]