domingo, febrero 25

 
noche cerrada.
Esta noche he salido a dar un paseo. Estaban limpiando las calles y el asfalto olía a tierra mojada. La acera brillaba tanto como los dientes de las parejas que me encontraba en las esquinas, o en los bancos de madera, abrazados. Un vagabundo dormía en un portal, guarecido tras una muralla de cajas de cartón. Me he detenido a escuchar el sonido del silencio. Qué tranquilidad más extraña. La noche es rara, sobre todo en la ciudad. Escuchas tu propia respiración, los murmullos de la gente, o a un perro ladrar en la lejanía; esperando que, de un momento a otro, la sirena de una ambulancia te devuelva a la cruda realidad. Como si te encontraras en el purgatorio, aguardando a que alguien decida si debes ir al cielo o al infierno. Estás justo en ese instante de calma que precede a la tempestad o a la nada. Hacía frio, así que no me he quedado ahí parado mucho tiempo, pero no quería perderme el momento, ese preciso instante en que no sabes si estás viviendo un principio o un final.

Comentarios:
Nada...que esta noche he salido a dar un paseo por la red, y te he encontrado.
Como creo que he vivido un principio, si no te incomoda, permaneceré por aquí sentada en algún banco escuchando el silencio, esperando hasta que regreses...
Un beso
Loka
 
¡No me digas que eras el de la esquina! Haberme hecho: psssss pssss...
 
Buenos días, poeta.
 
me has dado que pensar. Te aseguro que también he tenido esa misma sensación.
Saludos, amigo mío
 
Sí, tantas veces me sentí así...


besos cómplices
 
Querido coco, me ha metido usted en un gran problema. Yo ando un poco teniente por culpa de la edad (ya le llegará), y ahora cada minuto que paso aquí sentado en mi silencio, me reconcome una cuestión que me quita el sueño. ¿Es esto un principio? y si lo es... ¿De qué? ¿Acaso es un final?
Tan solo espero que al menos sea el final de salsa rosa o de la propia Leticia Sabater -final público, que no le deseo el mal a nadie oiga-. Ya le encontraré cuando encuentre la respuesta si es que no se trata de mi propio final.

Reciba un yogur bajo techo dorando los acicuecalos reales de su majestad el mono.
 
Me has hecho recordar otra sensación. La de pasear por la noche, cuando apenas hay gente. Pero con los auriculares puestos. La música te parece resonar más allá de todos los edificios, como si se esparciera por todo el universo. No oyes nada más que la música. Parece que cambies de mundo, o que éste desaparezca. Como si reencontraras una pureza perdida.

En lugar de pensar en principio o fin, prefiero pensar en cambio, en fluidez que no se detiene. Nacer río, correr, mezclarse con la mar (que no es el morir), subir a las nubes, llover, nevar, derretirse... Aunque sí, tal vez sea un poco agotador.

Un beso.
 
son los instantes de la desnudez total del alma
 
Lo que son las diferentes formas de ver la noche...; yo salgo de trabajar siempre a las cuatro y pico de la madrugada y no me paro a pensar en nada de eso... solamente pienso en no encontrarme ningún tipejo de frente o de lado o de espaldas... (vivo tan cerca del curre que voy y regreso andando), y tengo tanto sueño que ya voy con llave preparada.. . Esta noche cuando regrese, a ver que descubro...
Saludosss
 
Salimos de casa, huyendo de nuestra propia soledad de nuestra propia casa y nos encontramos con la soledad de la noche, donde no se sabe quien acompaña a quien
 
Qué poético estás ultimamente. Me gusta tanto como tu cachondeo ingenioso. Eres uno entre un millón, aunque eso te haga sentir más solitario :P pero es algo bueno.
Besos
 
Tan cerca de nadie que da miedo.

Con los ojos abiertos y el alma apagada.

*
 
Esta noche regresaba yo en la ambulancia de un aviso... hacía frío pero a un par de parejas no parecía importarles mucho.
No tanto a un vagabundo que dormía entre unos cartones en gran vía o a un tipo un tanto raro que no hacía nada, sólo estaba allí parapetado, inmóvil.
Creo que le salpicó la maquina que limpia las calles porque al momento desapareció.
Para mí la noche no había hecho nada más que empezar...
 
Las noches no son lo mismo que en el pueblo, aquéllo sí era noche cerrada. Ahora hay gente a cualquier hora, paseantes que piensan poder encontrar la tranquilidad a partir de la madrugada. La noche ya no es cerrada, la soledad... permanece.
 
Un final siempre lleva a un principio de otra cosa... asi que puedes haber vivido las dos cosas...¿no?. un besote enorme
 
coquito.. hace días que no te visito.. te dejo todos los besos que te debo.. ;)
 
digamos que por la noche paseando por la ciudad tu alma esta mas vulnerable a escuchar lo que te dice el corazon en ese momento. Yo por eso no salgo. (y por miedo tambien a que no confundan con una fulana a esa hora)

besos
 
Sigo trasteando jejeje

Besos de buenas noches

*
 
¡Buenos días Jefe! ¡Venga, arriba! Que tengo que poner sus sábanas en remojo... a ver ¿dónde ha dejado el post de hoy?
 
y cuando acaba ese momento y te haces consciente de que sigues sin saber si vives en un principio o en un final... irremediablemente estas perdido...

dicen que el final de algo es el principio de otra cosa... a veces no...

un beso de principiante
 
Me encanta leeros. Vuestros comentarios son mucho mejores que el post.
 
esas sensaciones que sentimos muchas veces tienes tus palabras y como atinas querido coco!!!
 
Conozco la historia de una mujer que echó a su marido de casa. La mujer era limpiadora.

El hombre se puso a dormir en el cajero autómatico del banco al que la mujer iba a limpiar cada mañana.

Así seguían viéndose a la hora del primer café.
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]