sábado, noviembre 11

 
Si alguien me hubiera dicho la semana pasada que hoy estaría saltando de alegría porque voy cojeando y atado a (sólo) una muleta, hubiera pensado que estaba como una cabra.
Hoy creo que quizás quien estaba como una cabra era yo por pretender ignorar que todo puede cambiar en el momento más inoportuno.
El traumatólogo, que era un cachondo, me ha dicho que en dos semanas podré volver a correr (infinitivo, el reflexivo ni lo ha nombrado, vayapordios). Pues eso, que ya me he sacado el bonobús de la piscina, y este lunes me pongo el gorro de lycra, las chancletas, y voypallá.

Lokura me ha dicho por sms que está bien. Qué descanso, pero estoy en ascuas: ¿tendrá voz de pija?
Aunque, como acostumbra a suceder con todo lo que es realmente importante, el tono es sólo el medio, y el fín las historias que salen de cada alma.

Comentarios:
Podemos organizarnos en una plataforma: ABPAH (Afectados Blogueros ProAlejamiento de Hospitales), y criticar a los médicos y a las enfermeras, lo bordes que son, el daño que te hacen y el poco caso cuando te quejas. Bueno, si aceptáis un agente doble..
Espero que haya ido todo bien.
Besos.
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]