martes, noviembre 7

 
Podría pensarse que fue culpa del tedio, o quizás se dieron otras razones que probablemente no vendrían al caso; la cuestión es que, cuando sonó el timbre del teléfono, descolgó con un ademán entre gamberro y rebelde. Su mirada no pudo disimular una expresión inusitada de placer al comprobar que el panel indicaba "número privado".
- ¿Dígame? - preguntó con voz inocente.
- ¿Se encuentra el dueño de la línea en casa?- inquirió una voz de mujer con acento indefinido.
- Pues, en este momento, no.
- ¿El señor de la casa?- siguió la voz amablemente.
- Tampoco.
- ¿La señora de la casa?
- No, no.
- Vamos a ver- continuó ella, algo desconcertada- ¿con quién estoy hablando, por favor?
- Pues... yo creo que está usted hablando conmigo.
- Eso ya lo sé caballero -su voz adoptó una inflexión de las de "vaya, ungraciosodemierda"- me refiero a su nombre de pila.
Estuvo a punto de decir "duracell". Pero lo pensó dos veces y susurró:
- Me llamo Rushé.
- Encantada Rullé, me llamo María, y me comunico con usted desde jazztel, para ofrecerle una oferta que puede hacer que se ahorre usted mucho dinero, ¿le interesa? - articuló la pregunta como quien asegura: "tú verás, pero simedicesqueno, esqueerestontodelculo".
- No, no me interesa.
- Pero Rullé, ¿cómo puede usted decirme que no le interesa ahorrar dinero, por dios? ¿Es usted de los que les gusta despilfarrar?.
- Sí, verá, lo soy. Es un problema que tengo desde que era pequeño, de hecho empecé a ir al psiquiatra justo por ese motivo, aunque luego, ya sabe usted cómo son los psiquiatras, empiezan a tirar del hilo, a tirar del hilo, y van sacando a relucir lo mejorcito que oculta cada uno en su interior: que si asesinos en serie, políticos, y otras cosas que incluso serían menos agradables de mencionar.
- ...Ya... -con aire, entre dubitativo y "definitivamente: me-ha-tocado-el-gilipollas-de-turno"- y dígame, ¿porqué cree usted que no le interesa esta oferta?
- ¿Quiere que le dé la explicación corta, o la larga?
- Pues a ser posible la corta, señor, que me queda poco para acabar mi jornada laboral.
- Bien, la corta es: porque no.
- Bueno, vale, elabore usted un poquito más...
- Bien, le explico: como le decía, soy gastador compulsivo; imagínese que tengo un cuarto lleno de cosas completamente inútiles: como bastoncillos de algodón para carpas de rio, sonajeros de bebé multiusos con mechero y navaja, palíndromos desiguales o cojos, boomerangs que no saben encontrar el camino de vuelta, figurillas de oscar de plástico sin etiqueta "al mejor amigo", papeletas de "vote al PP", chistes verdes de Barragán o anuncios de alargue su pene.
- ¿Y a mí qué me cuenta?
- Pues se lo digo porque, como ser cliente de telefónica también es una cosa completamente inútil, resulta que por mi condición, no quiero ni puedo dejarla.
- Ya. Me deja usted sin argumentos, Rullé - se detuvo un momento para pensar y siguió- ¿está usted seguro de estar solo en casa y que no hay nadie más?
- Estoy completamente solo. Soy un deshauciado de la vida, la escoria de este mundo y parte del espacio exterior. Sin ir más lejos, el otro día me miró una mierda y descubrí en sus ojos una expresión de tristeza tal, que casi hace que se me salten las lágrimas. Sentí una pena; por ella, ya me entiende.
- ...Ya... Mire, señor Rullé, le diré lo que haremos, me dice usted cuándo puedo encontrar al dueño de la línea y yo vuelvo a llamar para hablar con esa persona.
- Bien, mire; puede usted hacer lo que lleva haciendo durante los últimos tres meses: llamar cada semana, invariablemente a las 9 de la noche. O puede usted intentar probar de encontrarla a cualquier hora del próximo 30 de Febrero. Lo que usted prefiera.
- Si, ya, entiendo. Que tenga usted una buena noche.
- Igualmente señorita. Hasta la semana que viene.

Comentarios:
Es que algunas empresas llaman constantemente. Le agarran cariño al número de teléfono y no paran de llamar. Por eso ocultan el número...no sea que les hagas lo mismo. Me imagino la venganza de Rushé:
- ¿Es jazztel?¡Holaa! Soy el que os llamo todos los días a las 9 de la mañana. Es que sois mi empresa favorita. Ay eres la operadora de la voz sexy, dime tu nombre.
(Se lo dice y Rashé le ofrece un cunnilingus o cualquier movida sexual, una cita, cualquier cosa que de entrada la respuesta sea no, sobretodo con voz de "si no lo quieres es que eres una frígida")
- ¿Puedes darme la razón de por qué no? Uy esa no me convence, dame otra, esfuérzate más.
Más de un afectado les daría caña.
Saluditos
 
PD: :O Soy la primera!! ¡Qué emoción,wow! Besitos en la pierna (la quebrada, sin malpensar)
 
¿En la pierna quebrada? ¡Vale!
Besitos.
 
Sonrisas antes de irme a dormir.
Se agradece, coco.
 
Guapa.
 
Me cagué de la risa con la historia... al parecer esos individuos se multiplican en todo el mundo... saludos! fui una de esas visitas inesperadas...
 
La última llamada de ese tipo la tuve que cortar cuando la teleoperadora comenzó a ponerse borde. La frase "mi dinero es mío y me lo gasto donde me da la gana" suele cortarles, pero me parece mucho más adecuada tu respuesta.
Es lo malo de estar en casa, que te llaman.
 
jjajajjajajaaajajajajjajajjajajajajjajajajajjajajjajajajajjajajajjajajjajajajjajaja!
cuando te pones sarcastico eres el mas mejor!
abrazotees
 
Lo que me he llegado a reir! Mmm apunto el método... o lo tienes patentado? :P
 
Muy bueno Coco.

El último truco de los comerciales más avispados es decirte, por ejemplo: "Hola Candela, soy Gisela (como si fuera una amiga de toda la vida). Pero que no te acuerdas de mi? no? no pasa nada. Hace tres semanas me dijiste que entonces no podías atenderme pero que si te llamaba más adelante sí lo harías y por eso te llamo. Quisiera que me dijeras qué tarde puedo visitarte y para enseñarte tal y tal y ofrecer tal, y tal y tal. Te va bien mañana a las 4?".

Yo, como una imbécil he picado ya en dos ocasiones.
 
Ese sí que es fuerte, candela. A mí también me pasó, querían venderme un aspirador. Se presentó en casa un bombón de vendedora, y a los cinco minutos, antes de empezar a montar el show, me advirtió que era lesbiana. No quiero ni pensar con qué cara me la estaba mirando.
---------
Adagavner, no está patentado, pero si lo usas, escribe un post luego ;)
---------
Abrazotes, lokuela. Mis mejores deseos para mañana.
---------
Una frase genial Santi, me la apunto, pero seguro que es como dices y alguna no se daría por aludida.
--------
Estás en tu casa Baume.
 
Coco cariño, si necesitas a una telefonista para atender tus llamadas no tienes más que decirlo, voy enseguida :)).
 
Ven! Aunque no sé si atenderíamos mucho el teléfono... :)
 
Creo que le voy a robar una enfermera a Benny Hill y te la mando a tí, que veo que te aburres!!
 
jajajajajjaja. Vale!
 
coco, te voy a dar mi telefono para que me llames una vez a la semana y yo pueda decirte - igualmente señorito, hasta la semana que viene- es una buena frase, aunque un poco cursi..

besos y medio abrazo.
 
¡nene, lo de la pata coja te ha dado un toque cachondo-genuino-divertido impresionante!

¡Ay qué risa!
 
A mi me llamaron de Auna,la señorita antes de que yo dijese: digaaa,empezó a soltarme el rollo,yo esperé paciente y cuando acabó,le dije en tono ironico......joder chica,¿todo eso te lo sabes de memoria?¿serias capaz de repetirlo para mi niño que esta aqui?,jejjejeje.me colgó.
Será mal educada!!!!!.

Un beso coco
 
Te llamo, princesa. ¿Puede ser a cobro revertido? :D es que yo a partir del 3 de cada mes estoy a dos velas...
Un besazo.

----------
Mia, ya te digo, sí, cachondo, pero antes de lo de la pata ya estaba así...
----------
jajajajajja Mari. Me lo apunto!
 
Muy bueno esto .

:-)
 
Lo más fácil, cuando quieren venderte algo, es decirles que no tienes dinero, que acabas de pedirle al vecino un euro para el autobús...
 
(Al vecino del zorrón)
 
Guapa!
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]