jueves, agosto 24

 
He llegado a la conclusión de que, ver pelis porno, es como cuando eres diabético y te meten en una pastelería.
Bueno, en realidad eso fue lo primero que sentí cuando Yolanda me llevó a un local lésbico que quedaba por chueca. Pero la verdad es que, con las pelis porno, tengo la misma sensación. Me envuelvo en esa especie de toma-dale-toma-aparta-quevoy. Como si viera la vida a través de la nariz de un indigente, pegada a un escaparate. Deseando. Con gruñidos en las tripas.

Comentarios:
A mi los pasteles con mucho huevo no me gustan...
 
Te voy a comer. Que lo sepas.
Silvestre.
 
jaja, nunca había pensado esa comparación: "ver pelis porno, es como cuando eres diabético y te meten en una pastelería". Has estado muy acertado, Coco. Por eso siempre es mucho mejor ver cualquier peli, documental, serie... en compañía.

Buenas noches.
 
Excelente conclusion...
Quiero ir a un sex shop y no me dejan pasar, mi cara me delata (?)...

Besotes
 
... y dejar de verlas es como salir de la pastelería muerto de hambre sin haber probado bocado. ¡Al final te conformas con bollería industrial!
 
Total: que una paja va a ser como un helado sin azúcar... Hum!
 
El hambre agría el carácter. Y mucho.
Pero ponerse voluntariamente delante del escaparate de la pastelería...eso tiene un nombre, querido.
Un beso.
 
Porno y dulces... me vas a matar! :P
Jajaja!
Saludos
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]