jueves, agosto 10

 
En esta época del año, cuando llegan las tardes, el sol hace ver que desaparece y la calle se viste con una blusa de brisa fresca que huele a limpio, a recién puesta; entonces la gente empieza a aparecer, asomando primero la cabeza a través del portal, como defendiéndose del fuego enemigo y resoplando fuerte, quejándose del calor que ha hecho hoy para luego comentarlo con el primero que se cruza en su camino. Las salamandras salen de sus rincones para confundirse con el marrón de los ladrillos, y parece que hasta se pueda respirar sin correr el peligro de morir en el intento. Entonces, me pongo un pantalón corto, unas sandalias viejas, pero cómodas, y me voy a comprar el pan. Puede sonar a tontería, porque lo es, pero me encanta. Observo a la gente que me encuentro y me pregunto qué estarán pensando, cuáles son sus sueños; cómo habrán llegado hasta aquí, si estarán solos; si alguien les habrá escrito una carta de amor que guardan en el bolsillo de atrás; quizás no se atrevieron a leerla. La dependienta de la panadería es alta, con media melena oscura y tiene chispas en los ojos, también negros. Esta tarde lleva una bata blanca muy escotada por la que asoma un sujetador de encaje rojo, y está de buen humor, se le nota por el brio con que introduce las barras en las bolsas de papel, al otro lado del mostrador.

- ¿Qué quieres? - pregunta.
- "Comerte..." - pienso.
- ¡¿Que qué quieres?! - interroga, de nuevo, esta vez sonriendo...
- Joder -sonrio- una baguette, ¿qué voy a querer?".

Comentarios:
ay, coco mio..
que dias los nuestros, tu mueres de calor, yo de frio.. pero ganas de dar un par de mordiscos no faltan..
besos, y mordiscos..
 
Bien, deberias intentar escribirlo desde la posicion de la dependienta.

:-)
 
Ayer, alardeando de varón primario, me decía mi dentista: En verano abro los ojos y sólo veo culos y tetas. Y sufro mucho.
Debe ser un gran problema eso de la abstinencia o de las hormonas desmadradas.
Mucha suerte.
.
 
Hoy me he levantado con la misma sonrisa que tu panadera, quizá por eso me he puesto el sujetador de color rojo. Quizá por eso o quizá porque es el único que he encontrado, estaba en la misma caja que las especias así que exhalo un aroma entre clavo y canela.
 
Oye a Oscar le encanta ir a por el pan... nosera la misma panadera con el mismo sujetador rojo jumhhh creo que via a ir yo mas a menudo jajajjajjaa
besos cielo
 
Dile algo torrentiano como: te metía la breva entre los dos bollitos...

Huy ! perdón! :-P
 
Oye !!! exagerada eso es provocar !!!!!
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]