lunes, julio 10

 
Hoy me he despertado convertido en gnomo. Llevo un conjunto de camiseta y short gris, un cinturón negro, y unos zapatos verdes con unos enormes cordones rojos muy cantones. Si no fuera porque sé que soy un duendecillo, cualquiera podría decir que voy de turista hortera. Vamos, es que sólo me falta la cara achicharrada de tanto beber sangría al sol (vaya una manía, pero esa costumbre sin duda se merece un post enterito). Me he echado a la calle y he caminado sonriendo a todos los que se cruzaban en mi camino, que es como se supone que van andando los gnomos, siempre de buen humor. Pero nadie parecía reparar en mi carismática y entrañable personalidad amistosa, sólo dirigían los ojos a mis zapatos, los señalaban y se echaban a reir; como ya empezaba a estar un poco harto de tanto cachondeo a mi costa, he decido regresar a casa para cambiarme y ponerme unas chancletas; pero donde se supone que debía estar el edificio donde vivo, he encontrado una seta gigante con la copa de color rojo y unas motas blancas enormes. Una señora, también gnoma y con barba, me esperaba en el portal y ha salido corriendo hacia mí, haciendo aspavientos con las manos y me ha preguntado, entre indignada y sorprendida, que qué era eso de regresar tan pronto y con las manos vacías. Me ha dado una cesta y me ha ordenado que no volviera hasta haberla llenado de fresones. A ver dónde encuentro yo fresones en Julio, con el calor que hace. Si estarán todas las fruterías cerradas.

Comentarios:
mira tu que bien, hoy, coco de bolsillo..
lo de las fresas, dificil lo veo..
besitos
 
Mira qué historia más chula! Me imagino que ha sido un cambio drástico y sorprendente, pero pronto te acostrumbrarás. Ya verás como le coges el gustillo a eso de ir a buscar fresones por el bosque.
Mucho más sano que el estres de la ciudad, donde va a parar!
Un saludo.
 
Ay, se nota que eres un gnomo novato...
Tienes que llamar a Swift, el zorro, para que te ayude a buscar los fresones.
 
Maravilloso, yo desde hace algún tiempo me he querido convertir en un tzimite (duende) y si debo comprarme algunos zapatos mágicos, me gustaria que me informaras donde los hacen.
 
Coco el gnomo... suena bien.
¡¡La banda sonora ya la tenemos!! ¿la recordáis?
 
Ni en el corte inglés?? mira que allí tienen de todo, Coco el Gnomo.
 
jo vivimos en el mismo pueblo y yo no veo gnomos, señoras con barba si... pero no veo gnomos ni fresones ni na de na... dejame un dia tus ojitos que me gusta esa forma peculiar de ver el mundo.
Besos mil
 
pero mira que eres bueno..
 
Es lo que tiene ir sonriendo a todos por la calle, que todo el mundo te señala y te mira como a un bichillo raro.
Ah! Me temo que tendrás que llenar la cesta con melones...
Besos Coco, duendecillo
 
!OJO CON LOS GNOMOS!!!! QUE NO SON LO QUE PARECEN, POR LA NOCHE, COCO, TE CONVERTIRAN EN ESTATUILLA Y TE PONDRAN EN EL JARDIN DE ALGUNA CASA EXTRAÑA CON GENTE RARA (QUE GUSTA DE TENER GNOMOS ESTATUILLA EN CASA)Y TE PONDRAN JUNTO CON OTROS GNOMOS QUE UN DIA FUERON PERSONA O TELEÑECO... CUIDADIN!!!
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]