lunes, junio 12

 
Cumpleaños feliz
Suerte que hoy mi ángel de la guarda me ha invitado a comer, lo necesitaba. Me cuida tanto, y está como un queso, creo que ya lo he escrito en otros post; las dos cosas; me repito como los viejos, pero es la verdad; me ha sentado bien hablar con ella.
Esta mañana intentaba yo dar ánimos por correspondencia a alguien muy querido y me he dado cuenta de lo negado que soy para ciertas cosas. Básicamente será porque, para dar algo, antes hay que tenerlo. Y últimamente ando bastante escaso de positivismo y quizás demasiado afectado por una especie de existencialismo de todo a un euro. Aunque sinceramente, no pienso que se trate de algo que me suceda sólo de un tiempo a esta parte, me temo que me pasa desde que nací. Pero quizás la muerte de E. le imprimió un acento diferente a mi vida, como cuando lees un texto y la entonación de la voz puede convertir un mismo párrafo en alegre o en triste; así cambian las situaciones y la percepción de lo que nos ocurre con las circunstancias que vivimos y nos afectan.
Mañana, día 13 de Junio, sería su cumpleaños. Cuando éramos niños jugábamos a pretender que se nos olvidaba la fecha del aniversario del otro. A ella le encantaba chincharme, y a mí me gustaba que lo hiciera, porque sonreía de una forma especial. La gente no sonrie igual cuando guarda un secreto, y si aprendes a reconocer la pequeña diferencia en el gesto, parte del enigma se convierte en evidente y eres tú quien se apropia de un trozo del misterio, y así también se modifica tu mueca, tu sonrisa, tu gesto.
Además de buscar siempre el momento más inoportuno para darnos el regalo y felicitarnos; como cuando estábamos cruzando un paso de peatones, o en un autobús lleno a rebosar; también iniciamos una especie de competición por regalar lo más sorprendente. Y teníamos que ponerle mucha imaginación al asunto, porque nuestra situación económica era más bien precaria, por no llamarla patética. Recuerdo que cuando cumplió los 13, mi regalo fué ser su esclavo durante 13 horas. Creo que fué el día más largo de mi vida: me obligó a llevarle los libros al colegio, a atarle contínuamente los cordones de los zapatos, a sonarle la nariz con mi pañuelo, a ponerme a cuatro patas para utilizarme como taburete. Incluso me hizo sostenerle mi propio bocadillo mientras ella se lo zampaba; despacio, sin prisas, saboreándolo; era de chorizo, mi predilecto. Siempre que lo recordábamos, años más tarde, nos partíamos de risa, especialmente al rememorar las caras de la gente cuando la veía sentada sobre mí, en la acera; un señor se paró para preguntarle si se encontraba bien, y ella dijo que si no lo veía, que divinamente. Yo cumplo años casi una semana después, y aquella me la pasé enterita soñando con que ella hiciera lo mismo por mí, pero supongo que me conocía demasiado bien y no se atrevió a ser mi esclava por un día, así que lo único que saqué del momento fué matarme a pajas; más de lo habitual, se entiende, porque a esa edad qué otra cosa se puede esperar. Finalmente, me regaló una cucharilla doblada, que según dijo, había fundido el mismísimo Uri Geller con el pensamiento. La verdad es que cuando me la dió me lo creí y la fui mostrando orgulloso a todo el mundo, hasta que alguien dijo que había que ser muy gilipollas para regalar una cuchara inservible, pero aún más para alegrarse de ello. Nos peleamos. Como yo no soy ni bueno ni aficionado a la lucha, peleé a lo Woody Allen, es decir: le aticé con la ceja en todo el puño y le destrocé la rodilla con las costillas. Perdí la cuchara en el fragor de la batalla, pero gané un moratón gigante que me impedía ver por el ojo izquierdo. E. dijo que le recordaba a James Dean en Gigante, y yo fui el resto del día la mar de orgulloso, como si realmente fuera alguien famoso. Y al final resultó ser ese mi regalo de cumpleaños: creerme ser rebelde sin causa por un día.

Comentarios:
y... primer!
Qué cosas tan bonitas escribes cuando estás meláncolico, Coco...
 
feliz cumpleaños siempre
 
¿Le cuentas historias así muy a menudo a tu ángel de la guarda?
Que afortunada.
 
Tú siempre resultas sorprendente, aunque no haya cumpleaños.

¿Todo bien?.
 
Nunca me he ido del todo. Otra cosa es que ya no tenga nada que contar.

Y para ti, esto.
 
Gracias. Y no me creo que no tengas nada que contar.
 
Todo bien, Poulain.
 
Hoy no me puedo callar... cuando sacas la ternura...te sales.

un abrazo (me solidarizo con esa felicitación)
 
Gracias coco. Ya te echaba de menos.
Un beso.
 
Este lunes doce de Junio es el cumpleaños de mi hijo (11 años). No me atrevo a ser su esclavo por un día, ni loco. Fuiste un valiente porque sabías lo que te esperaba. Hace mucho dijiste que estabas jodido porque fuiste a verla al hospital. Fue tu cómplice. Lo siento. Quédate con los mejores recuerdos de ella.
Un abrazo, coco.
 
Un abrazo mox.
 
Ok Coco.
Sigo pensando q mañana (hoy ya) puede ser un día precioso, de verdad q lo pienso niño hoyuelo.

Que sueñes bonito...

Un besazo
 
yo todavia estoy a tiempo de felicitarte a en el dia porque aqui solo son las 22.16pm.. asi que feliz cumple!!!
espero que lo hayas pasado bien, ya sabes que a los cocos no se os notan los años, te lo dice una ranita que te mira con buenos ojos....
felicidades.
un beso grande.

nOe
 
abrir tu lacena siempre produce una sonrisa... esta bien eso de ser un rebelde sin causa.. aunque creo que con E. si que tenias causa. Preciosa historia y precioso tu.
¿ sera verdad que los angeles con alas negras comen en poligonos cutres y aun asi no se quitan la sonrisa? igual es que el paraiso esta en cualquier parte.
Un abrazo
 
Un abrazo, lokuela mia.
 
Eres afortunado, sin lugar a dudas, por ese ángel de la guarda si además, te invita a comer; el mío juega a los dardos, el otro día me dio en un ojo, las cañas se las pago yo por no sé qué prohibición DeldeArriba.
En fin, te mando abrazos, si te sobran los repartes.

;)
 
"Aquells que portes al teu cor estan sempre prop teu"
 
No hay mejor regalo de cumpleaños que un CocoTernura.
Besos
 
A mi me hiciste llorar cuando siempre me hacés reir.
Jamás pensé que me pondría tan sensible al leerte.
Un abracada molt fort per el petit coco ( mmm lo dije bien?)
Petons.
 
aisssssssssss ....que bien sientes y que bien escribes.
 
Vi el requiem en bloglines. Ahora lo entiendo.

Lo siento mucho, sólo cuando muere alguien que quieres sientes lo que es realmente la vida.

Un besazo.
 
Beso.
Fuerte.
 
Besos a todos, a todas, mil gracias y mil besos. De corazón.
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]