viernes, abril 28

 
Sólo recuerdo dos cosas de cuando estudiaba BUP: que me masturbaba con un calendario de bolsillo donde se veía a Victoria Vera enseñando una teta, y que el latín se me hacía muy cuesta arriba. Aunque Ernesto, mi vecino de pupitre, lo llevaba aún peor; porque en su casa eran muy beatos y lo más erótico que tenía a su alcance eran los cómics de Mortadelo y Filemón, o la hoja parroquial; me contaba que un día se hacía una paja mirando a la secretaria del superintendente Vicente, y al siguiente con la foto de una monja de color que escribía cartas desde el Senegal; que no sé qué es peor. En cuanto al latín, yo creo que acabó el curso convencido de que Descartes también era negro, porque cuando leia la famosa frase de "pienso, luego existo", siempre pronunciaba "conguito ergo sum". No sé qué se habrá hecho de Ernesto, lo recuerdo orgulloso de su nombre, porque se llamaba como Che Guevara; me caía bien.

Comentarios:
ayyy que dolor! o sea, te hacias la manuela con el calendario como si fuera una guante? ... :P
Vaya, una forma mas de hacerse la paja! esa no me la habian contado.
 
:p
 
Que tengas un buen finde, Andrea.
 
Fins dilluns! Tomate un cava por mi! mmm que rico, cuanto añoro eso.
Besasos argentinos-
 
A saber lo que escribía la monja negra en las cartas...
 
es que la Ofelia siempre fue muy socorridita...
 
Ya te digo, a mi me ponia.
 
sigues "muerto" (enfermo), o son simplemente "halucinaciones" debido a los medicamentos?

que pronto te recuperes ;)

un fuerte y caluroso abrazo.
cuidate!!

pd
yo tambien estuve enferma-
mi esposo tuvo que llevarme a urgencias por que estaba deshidratandome : (
 
Por favor, decime que tu vecino de pupitre consiguio novia!...

Besotes!
 
Lo que demuestra que si lo pensamos bien, las comparaciones hata pueden ayudarte a sentirte afortunado ;)
 
eso siempre, querida.
 
Lo mío siempre ha sido un problema de imaginación:
Me masturbé en clase, cuando tenía las hormonas en plena efervescencia en una primavera de hace ya algunos milenios.
Puediera inventarme que estaba en clase de lengua o que repasábamos ciertas pinturas o los frescos y estatuas griegas y romanas.
Podría inventarme que estaba con una profesora de ojos azules, cintura pequeña y piernas largas, de la que estuviera enamorado.
Pero no. Lo hice en plena clase de Matemáticas. El profesor estaba medio calvo, pero la compañera qie tenía en la mesa de enfrente era francesa, con muchas tetas y con la cara llena de pintura de guerra.
En fin... el poder de la imaginación.
 
Eso sí que es una paja. Que te quiten lo bailao.
 
Tsss, las cosas ahora no son como antes... ahora hasta el más católico tiene interné... o la tele...
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]