jueves, marzo 30

 
Hoy me ha dicho una chica, con voz grave, que sólo tenemos aquello que podemos salvar de un naufragio. Y yo he apuntado mentalmente que la próxima vez que me enamore, lo primero que tengo que hacer es preguntar si se ha inscrito a los cursillos de la piscina municipal.

Comentarios:
coco, yo ya se nadar.. jajaja.. lo digo por si acaso.. igual puedo enseñarle a tu proxima enamorada.. por si no hay cursillos municipales.

besote, cuore
 
Coco, empiezas mal. La próxima vez que te enamores... no preguntes nada.
 
Te veo de Leonardo Di Caprio total!
 
jajajajajajajaaaaaaaaaa....... te veo robando el chaleco salvavidas del primer avión, muchachote

ia ;-))
 
jajaja... no seas tonto, quédate sólo con alguien que haya hecho el curso CEAC de natación avanzada, así al menos salvarás la chica y una guitarra... y no os aburriréis -porque seamos realistas, al final te acabas aburriendo... jajajaja-
 
Osea, un flotador!!!!
 
Tengo el curso, flotador, pato de goma... ¿Cuándo embarcamos?
 
Mira que yo en los naufragios, como en las bodas, siempre lloro...
 
Ay, Coco...
Ahora quieres salvar a "naufragos". Bueno, y sabes nadar? O es que ella te va a rescatar a ti? En todo caso, lleva contigo un flotador/salvavidas por si acaso.

Si viste "Titanic", verdad? Él por querer salvarla, murio... Que no te pase esto a ti!!

Un fuerte y caluroso abrazo, de tu otro Coco ;)
Besote!!
 
Salvándome del naufragio viviría conmigo mismo.
¡Puf! ¡Que lata!
 
Algunos se dejan ahogar para ver si llega alguien que les rescate...
 
Hola Coco!! Pues te mando un flotador por si acaso...

Un beso!!
 
No es lo que podemos salvar del naufragio. Es lo que queremos salvar. Y ahí no basta con saber nadar. Hay que querer recuperar cosas.
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]