martes, marzo 7

 
Ahora mismo, no hay mucho que me diferencie de un perro de Paulov: veo una cerveza, y salivo; veo la gomilla de un tanga, y salivo; veo un plato de macarrones, y salivo. Veo un mecano, y salivo. Escucho a los simple minds, y salivo. Te veo, y salivo.
No sé si me parezco más a un perro de Paulov o a una babosa. La verdad es que me estoy empezando a dar más miedo que asco, y me preocupa, porque a este paso, cuando me mire en el espejo, no sabré si salir corriendo o vomitar.

Comentarios:
Bravo. Vuelve tu trágico sentido del humor. Nunca sé qué hacer, si reírme o salivar.
 
Si es de mí: rie. Si es de ti: saliva.
Beso.
 
Yo es que también parece a veces que tenga un botón rojo de acción-reacción, así que mejor me callo.

Beso de buenas noches, ninyo.
 
humor negro...interezante,,,
bueno, pase y descubri este buen blog, entretenido. Mantengamos lsd visitas;)
 
Bueno... cada uno es como es, cierto? Hay que aprender a aceptarse.
 
Recomiendo pañuelitos de papel, para que no vayas por ahí babeandote la ropa o al resto de la gente, que queda un poco mal.

:P
Bicos e apertas.
 
Yo también te leo y babeo.
Pero no vomito, sonrío.

Y no me quiero imaginar cómo acabará tu suelo si te enfrentas a la vez a los macarrones, la cerveza, el tanga, sus letras, su cara...
 
Me encantaría que me vieras y salivaras; que vieras la gomita de mi tanga y salivaras; que vieras el plato de sopa (casera)que cené anoche y salivaras; que vieras el scalextric con nieve que monté en Navidad y salivaras; que me escucharas susurrar al oído y salivaras; que te envolviera con mis brazos y salivaras; que me leyeras este comentario y salivaras,... sin importarme tu parecido con un perro, tus preocupaciones y tus ascos, porque nada me gustaría hoy más que verte salivar por mi reflejado en un espejo.
 
Creo que necesito una fregona...
 
jajaja, debe ser que se acerca la primavera que la saliva altera!
 
Qué buen día para juntarnos, querido...
 
Vaya, te he descubierto en tu "momento babeo", no esta nada mal, seguro que te sigo leyendo para saber que más cosas sabes hacer.
 
Va a ser que se ha adelantado la primavera y la revolución de hormonas... ;)
 
Para juntarnos, siempre hace un buen día, querida.
 
Sinceramente, ¿no es mejor vomitar que salivar cuando nos miremos al espejo? Abrazos, Coco.
 
Jolín, coco, vengo a comentar y casi me pego... a ver si pasamos la fregona que está todo lleno de babas ;)

Besitoss, guapo.
 
Yo veo unas botas y una falda y salivo. Y digo yo ¿Por qué mirarnos en el espejo y darnos asco de nosotros mismos si somos como somos y con estos años no hay Dios que nos cambie?

Uno que babea muy mucho.
 
Te paso un kleenex. Dóblalo que igual ya está un poco mojado.
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]