viernes, febrero 17

 
Desde hace unos días me dedico a robar sonrisas. Suelo elegir a mis victimas entre los que circulan despistados por la calle, juegan en el parque o compran en el supermercado, no importa; lo que sí miro mucho es que no me conozcan de nada, para que luego no puedan denunciarme. Cuando le echo el ojo a algún incauto transeúnte, lo sigo con disimulo, intentando pasar desapercibido, esperando con paciencia hasta que se dé el momento idóneo para perpetrar mi crimen. Cuando todo encaja, me planto delante suyo improvisando un gesto de alegría, curvando la boca hacia arriba como si me la hubiera pintado un payaso; levemente y sin emitir ningún sonido. Entonces sonrien y yo aprovecho para quitarles la mueca y salir por piernas. Ahora tengo la casa llena de sonrisas, y cada vez que entro me da la sensación de estar viviendo con la familia del gato de Alicia en el pais de las maravillas.

Comentarios:
Tu casa parece la del gato de Alicia en el país de las maravillas y tu entorno un velatorio... yo por si acaso me tapare disimuladamente la cara, como esas mujeres del siglo XIX a las que les daba vergüenza sonreir (o como Michael Jackson, más efectivo)
 
¡Al ladrón, al ladrón!. :))
Así que eras tu el que el otro día me atracó por la calle y me saqueó, pues que sepas que me dejaste vacíos los bolsillos de sonrisas. He ido a pedir un crédito, pero lo están estudiando, no les parezco solvente.

BesoS, hoy con sonrisas en números rojos
 
Si alguna vez me ves róbame las lágrimas aunque solo sea para tirarlas unos metros más allá y regálame una de tus sonrisas (que tú ahora tienes muchas y una menos no se notará).
 
A mí no tendrías que robármela. Te la doy.
 
Paloma, pasate por algún colegio, son un banco de sonrisas ilimitado y no te miran los ingresos para darte.
 
Coco, ¡afoto sonrisita!
¿Y si te robamos la tuya y ya no puedes usarla más para quitársela a los demás?
 
Esto me ha recordado a la peli de Amelie, en la que dicen que el protagonista masculino colecciona riras raras de la gente que se va encontrando por ahí.

Saludos
 
Se te ha olvidado decir que también robas sonrisas a los/las lectores/as de tu blog... ¿O es que las nuestras no las guardas?
 
Son las mejores.
 
Aquí está la mía: Ñiiiiii (Cçomo suena una sonrisa??)
Te ha llegado?
 
Eso es maravilloso! No el hecho de robar sonrisas sino el probocarlas. Tienes mucha suerte, esa es la única manera de llevartelas a casa.
 
Eso está bien, así en los días tristes, puedes elegir la que más te guste y disfrutar!
 
que buen detalle...
provocar que sonrien para llevartela!

aqui te mando mi sonrisa... **; )
guardala bien!

cuando estes solo y triste...
recuerda que tienes MUCHAS sonrisas que te acompañan y que te desean lo mejor.

que tengas un buen fin de semana.
 
Un día quedamos..y si me pillas una sonrisa...vamos a medias..¿vale?
 
Algunas veces se las necesitan tanto que las que puedas capturar son insuficientes.
Como cuando el alma triste y las cejas de V.
No hace falta que quites, porque con pedir las darán.
:-))))))))))
 
No robaras!! Asi dice un mandamiento, usted lo esta rompiendo coco...

Esta muy bien, un beso!
 
a mi ya me has robado unas cuantas.....a partir de ahora te las regalo!!!!
 
Eso les pasa por incautos, a ver, que hacen sonriendo al primero que se les pone delante con una sonrisa de oreja a oreja?No, hombre, donde vamos a llegar, tendrían que ser más precavidos y mirarte con mala leche.

Un beso, ladrón
 
Que buenooooooooooo.
 
me gusta la idea...a partir de ahora las robo yo también, si no te importa, así ampliamos la zona de actuación y el botín será mayor ;)
 
Echaba de menos pasar por aqui.
:)
Petons
 
A mí no me la tendrás que robar... hoy, te la regalo!!

Petons
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]