jueves, enero 12

 
Cuando era pequeño pensaba que la lluvia eran las lágrimas de los ángeles. Creía que lloraban de risa al ver cómo nos moríamos de miedo cuando hacían resonar esos terribles truenos. Me imaginaba que algunos se dedicaban a fabricarlos moviendo con ímpetu las estrellas en el firmamento, mientras otros aprovechaban para tomarnos fotos con flash desde el cielo, así coleccionaban nuestras muecas de horror y podían sonreir luego recordando la travesura.
Todos vemos la lluvia de forma diferente, para algunos es nostalgia, para otros es miedo, o carcajada, o baile, o vida, o tristeza, o renovación, o pena, o familia, o amiga enamorada y tonta, o amante celoso, o hermana cabrona, o simplemente un recuerdo.
Hoy me he encontrado con un ángel caido del cielo, no llevaba alas ni cámara de fotos y chorreaba lágrimas invisibles, como cántaros de agua salada, en silencio, sin ruido ni molestar. Hemos entrado en un bar que olía a humedad, y hemos podido observar de reojo la metamorfosis de un camarero en trozo de piedra y cómo se confundía con las sombras de la pared para escuchar nuestros secretos.
Y me encanta que me llueva encima cuando no llevo chubasquero, porque me empapo de trocitos de ángel con forma de cuento, y tardo mucho en secarme; así, ahora, todavía, cuando acerco los labios a la ropa mojada, me invade su sabor, como si me hubiera dejado, de recuerdo, un imponente beso.

Comentarios:
Lamento contradecirte, pero los ángeles son unos cabroncetes gamberros que se dedican a mearnos
 
Vaya, Deyec, gracias por el baño de realidad: mi mundo interior a tomalpolculo. Hombrepordioscoñoya...
 
Es lo que tienen los ángeles, coco, que se dedican a calarnos hasta los huesos, y luego el resfriado lo sufres tú solo...

Besitoss, guapo!
 
Lluvia convertida en lágrimas transformadas en besos. ¡Qué buen invento! ¿Lo patentamos?
 
Venga!
 
Ahora que sé que los ángeles lloran me quedo más tranquila.


Bicos e apertas
 
¡¡Besos de lluvia de regadera!!
 
uy coco, a mi me encanta la lluvia... el recuerdo mas triste de lluvia fue cuando ocurrio lo del "PRESTIGE". cuando llegue a mi casa, en galicia, lo primero que hice fue bajar a la playa, no veia nada porque eran las 6 de la mañana.. asi que me quede en el camino de madera, llorando, porque aunque no podia ver el chapapote todo olia, mas bien apestaba, a petroleo.. entonces se puso a llover, como solo lo hace en galicia, lluvia fina, pero constante. en ese momento pense que mi tierra, galicia, lloraba conmigo.

besitos
 
Qué bonito el símil, yo era de las que pensaban, como muchos, que eran meadillas, pero me ha gustado lo de las lágrimas, sobre todo si son de risa. Lo que si es cierto, es que cuando todas esas lágrimas angelicales se depositan, se convierten otras cosas además de imponentes besos, como resfriados,resbalones, charcos,....¿medias rotas?? y eso, si que es un poco menos poético, no??
 
gracias, coco, precioso lo que has escrito hoy, bueno, como siempre...

un beso
 
Yo también he pensado muchas veces que alguien lloraba en el cielo, pero nunca imaginé que fuera de risa.

Eso es el optimismo metido en el estómago, coco :-)
 
Yo creí que los rayos eran fotos hechas por los ausentes..y claro, al vernos, pues lloraban...

(He visto demasiadas veces "El Rey León"...)

Muasks
 
Pues cuando yo era pequeño creía que la lluvia eran los demonios que se nos meaban encima, así que imagino que yo debería haber tenido a tu madre y tú a mi fraile.

Bueno, no...si. Entonces saldrías perdiendo tú.

Jor... :(
 
:)
 
La propera vegada, prometo no oblidar el paraigua per a tu.
Ho sento. Ho sento. Ho sento.
Petonet...dolcet(per sempre). Abraçada salada.

Ranita, precioso tu comentario. Impresionante. Un besazo.
 
Gracias por el regalo de reyes, menos mal que me comprendes. Te devuelvo el favor en forma de deberes porque Has sido elegido!!!
 
Por cierto, a ver si escribes de vez en cuando alguna basura para que te pueda criticar a gusto....joooo

;-P
 
No vull cap paraigua, m'encanta empapar-me de tu, i ho saps.
 
LACECIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII!!!!
Endevé...
 
Es bonito encontrarse con gente con la que se comparten secretos. Aunque sean secretos antiguos llenos de melancolía, que para mí la lluvia es también un poco eso, melancolía, (también mirar de cristales empañados de dedos pintando soles, ramblas furiosas porque les roban sus caminos y explotan arrastrando cualquier cosa, caras frescas de dientes limpios y ojos achinados buscando el origen de las gotas...)
Los ángeles hay que disfrutalos, como la lluvia.
 
Ya te digo.
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]