sábado, diciembre 10

 
Feliz...
Un día perdí un riñón, otro la autoestima, el páncreas, la felicidad; hace un año un huevo. Hoy me ha desaparecido el ojo derecho entre la estanteria de las Brazz winter adventure y el expositor pirámide multicolor de Lego. Y no me importaría quedar tuerto el resto de mi vida, si no fuera porque se ve todo plano y marea un poco al atarse los cordones de los zapatos.
Me he animado a llamar a objetos perdidos; me han dicho que tienen tantas córneas en formol que tengo menos probabilidades de encontrar la mia que de ganar el gordo de la loteria de Navidad.
De manera que he decidido colocarme en la cuenca una oliva rellena, por si ayuda a ver la vida de otro color; y la he disimulado con un parche pirata, no vaya a ser que no.
Todo me sienta como un traje de cheviot, algo incómodo, porque pica; pero, digo yo que será mejor aguantar un poquito el escozor que ir a corporación dermoestética, que esos, por arreglarte un ojo de la cara, van y te cobran el otro. Feliz...
Reconozco que este post ha quedado bastante surrealista, pero es que últimamente follo poco. Muy bien, encantado, pero poco.

Comentarios:
coco no te extrañes de no follar, si vs tragándote lo que no debes y luego la alquilas por ahí...
Lo de la oliva es toda una idea, la cantidad de variedades que hay supone un monton de maneras de ver la vida...
 
Más vale poco y bien, muy bien, encantado; que mucho y mal.

Por cierto, si encuentras otra felicidad perdida en Objetos Perdidos, avísame. Es mía. Aunque eso sí, si quieres la compartimos.
 
Vale!
 
Me he encontrado tu huevo, un lunar en la parte derecha ¿no? lo tengo en el congelador, a ver qué hago...
 
Trátalo con cariño. Necesita mimitos. Ah!, pero no lo aprietes mucho, que en seguida le duele todo.
 
Habito en humedales repletos de lúbricos saltimbanquis somnolientos que abrazan el astro tubérculo de la procacidad más absoluta.

Aletea la rima. Masacra el audio salobre. Infiltra bisontes tumorados.

No... No es fácil cazar cuarzita en el alquitrabe líbido.

Safo aúlica... Ven a mi... Eyecta las ánforas de los inciertos iconos desmembrados.

Felicidades por su blog, es apasionante
 
pues para ser tuerto y vivir casi a diálisis mantiene usted el optimismo intacto, lo que es realmente una suerte. quizá es que ya le tocó la lotería y no se ha dado cuenta. no haga preguntas y siga feliz, todo recto.
 
tu autoestima y tu felicidad se fueron a Goa con mi criterio y el sentido común de Chimp.

he intentado hacerles regresar,... pero parece que de momento, están bien allí.

te mantendré informado!

un beso
 
Mi querido Rullé (juas): En mi vida he visto a un ser humano TAN parecido a un Sr. Potato
 
jajajajajajaja...
esa es la tirita con que me miras...
 
Hoy me sale el Coco hasta por las orejas. He estado un poco liada y vaga, y echaba de menos leerte. Me encantan las aceitunas rellenas....
Un beso.
Des.
 
¿y por qué a mi no me salen post surrealistas? porque deberían salirme de lo más...
En fin, que me encantan las olivas rellenas, como te descuides te como el ojo :))

Besos Coco
 
Cómeme :)
 
Te iba a comentar pero es que me he quedado prendada del sabio frestón que eyecta las ánforas, joder coco, lo siento, pero no vas a comparar... y tiene nosecuántos húmedos saltimbanquis..., eggg que...
 
¿Y no hubiera sido mejor idea ir a objetos perdidos y quedarte con la córnea que más te gustase de las que tenían allí?

Igual empezabas a ver el mundo de dos formas a la vez, podría haber sido divertido ;)

Un abrazo fuerte, porque los brazos los tienes los dos todavía ¿no?
 
Si quieres te presto uno mío.
Dicen que son verdes,
Podrías parecer un husky siberiano, serías más original...

Lunes, martes y miércoles lo usas tú y el resto yo, ¿vale?
Es que el fin de semana necesito los dos..

Ya me dirás
 
jajajja qué asco, una oliva..

Lo de follar, mejor pocos pero buenos!!
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]