martes, noviembre 22

 
Si hoy es 22...
Blanca, desnuda, tibia, dulce y con aire inocente; siempre me recibe con sonrisa monalisa y ojos de duende. Como en el primer encuentro, mi cuerpo se inclina en reverencia sobre su piel y contemplo la tez del universo que deseo: todo lo que yo nunca seré.
Se estremece, inquieta, impaciente; mientras me desnudo despacio, complaciente, como un stripper profesional al compás de los versos, al ritmo de una respiración incitante y sensual. La primera prenda es siempre la que más cuesta: la camisa de la vergüenza. Lentamente mis dedos van soltando los botones del pantalón, y tras ellos mi inconsciencia.
Velando el encuentro, un cha-cha-cha de rosas acompaña el ondular de los cuerpos, cada gesto de la espalda, cada roce de las manos, cada acunar de dedos. Sólo el encaje de la ropa interior se interpone entre nuestros sexos; me ondulo sobre ella alzando la cabeza, como queriendo aspirar un trago de vida que nos ayude a detener el tiempo, que nos dé alas para volar a ras del suelo. Me hace una seña, acaricia la comisura de su boca con la lengua; quiere más.
Deslizo los dedos a cada lado de la cintura y siento como mi desenfreno, disfrazado de tanga con sabor a fresa, resbala hasta los tobillos descubriendo un palpitar de ansiedad, un arriete de amor. El éxtasis ha cobrado vida y lucha por morir de deseo, por penetrar donde sólo los elegidos han estado, por transportarse a otros mundos, sueña con hundirse en una noche de lluvia y sol.
Jugamos a mirarnos a los ojos sin tocarnos; sintiendo el calor, respirando, viviendo a expensas de un aliento extraño. A esta distancia la imaginación se eleva como una cometa mecida por la brisa del orgasmo que ya se siente cerca. Todo está a punto, ya no queremos jugar.
La mano, vacilante al principio, toma con delicadeza el instrumento; el placer anuda una venda de seda sobre los ojos y humedece con brisa de mar los labios que, expectantes, se abrazan a su extremo como la corona dorada se aferraría a su rey, dibujando círculos concéntricos. La lengua se desliza por toda su extensión, saboreándola. El ánsia abre paso a la imaginación y los sueños más prohibidos quieren tomar forma. La respiración se descubre inquieta, traviesa, entrecortada, prohibida, sorda.
Las caricias de dedos fundidos en pluma dibujan versos en su piel con forma de tirabuzón. De izquierda a derecha. De arriba a abajo. Tan pronto alcanzan el pie, vuelven a subir rápidamente, ávidos de deseo; volviendo sobre los propios pasos, pidiendo más, andando de nuevo por los trazos, eyaculando trocitos de corazón. Deteniéndose y deleitándose a medio camino entre el día y la noche. Entre las piernas y el amor. Entre el estremecimiento y el gemido.
Con cada roce un suspiro; con cada nueva idea, un sollozo; con cada embestida, un grito ahogado.
Así, frente a la hoguera, las horas parecen segundos; y las noches se construyen a base de instantes que será imposible olvidar.
Y al final le doy la vuelta, me mira; sonrie y susurra: "disfruta amor". Y los besos pintan de carmín su nuca, las caricias forman un mar en su espalda, y las olas de espuma blanca bailan al compás de sus caderas.
Y llegado el éxtasis, los dedos sin tinta disfrazados de pluma de pelícano, recorren de nuevo cada rastro de caricia, cada renglón escrito, cada surco que la lengua no dejó de visitar; hasta topar de nuevo con esa mirada de duende que un día abrió los brazos y te invitó a amar.
Y cuando relees el post, escrito de tu puño y letra sobre la que fue una blanca, desnuda, tibia y dulce cuartilla, haces ver que enciendes el último cigarrillo de la noche y piensas que sólo por recordar merece la pena vivir.
Y si hay quien dice que escribir posts con pluma y papel, no es un sustitutivo del sexo, es que es adicto al chocolate.
Feliz 31 cumpleaños, Laceci.

Comentarios:
Coco, yo creo que todo en esta vida es sexo :))).
 
Pues ahora que lo dices.... ¿bailas?
:)
 
Joder, que regalazo.Me voy a duchar...

Si eso haré :-)

Uhmmm, buenos días
 
Eso a estas horas de la mañana es para calentar, no?

¿Y ahora que hago yo aqui sola en la oficina?

coco, me vuelves loca!!!!

Besitoss
 
COCO!!! Estas cosas no se escribe por las mañanas!!! Y ahora que hago yo? Que me has puesto calentita...
Besos
 
Me has recordado a una cancion de Carlos Chaouen, El faro del paraiso. Me encanta la cancion, y una vez mas tu post. Pero como ya han dicho por ahi, esto no es para leer desde el curro jue!
 
madre mia niño... como me haces esto ha estas horas de la mañana... ainssss
oye un cafele no?
 
Coco, yo bailo lo que tu quieras :))).
 
Qué hermosura, coco, qué cosa más preciosa...
 
Buff, la piel de gallina cariño, y eso que es para otra ;)

¡¡Feliz cumpleaños Ceci!! Con un hermoso regalo como este seguro que estás sonriendo :)
 
Seguro que con esta chulada de post soy la envidia de la blogosfera!!

Genial, muchísimas gracias guapo, me ha hecho mucha ilusión!!

Un besazo!!

muaaaaaaaaaaks!!
 
Coco, en la receta de tu blog debería poner: "se recomienda leer al caer la tarde, en casa y a solas".
La letra pequeña diría: "Si quieres recibir un bonito regalo de cumpleaños, hazte su amiga".
 
Pero... ¿hablabas de escribir? pues haberlo dicho antes, porque una ya se había hecho ilusiones... ¡¡¡cómo eres!!!!
Un beso.
 
Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]