domingo, noviembre 13

 
Hay días...
El sol llora y lo salpica todo con lágrimas de azucar y sal. Rebotan contra los tejados, sobre los toldos de los bares de mi ciudad; contra los paraguas y los chubasqueros azul marino; y las aceras se encharcan de domingo y soledad; de farolas ciegas, muertas; y de cartones sin dueño que se acumulan en los portales pidiendo caridad.
Tengo una gotera en el techo, he puesto un cacharro debajo que poco a poco se llena de añoranza; cada nueva gota crea ondas que corren por la superficie y se estrellan en la orilla de lo que imagino como una diminuta playa; se columpian en ellas los recuerdos y se convierten en espejos de tu cara, de tu luz, de tu claridad, de mi ansiedad.
Hay días tristes, y otros que que se rien de mí. El de hoy es algo así como si llevara tu sonrisa pintada en el alma y la viera reflejada en cada rincón, en cada gota, en cada nube gris.
Hay días que uno se siente como un cienpiés surcando el océano en un barquito de papel.

Comentarios:
NO LO PUEDO CREER!! SOY LA PRIMERA!!

AHORA ME LO LEO
 
Ya: aquí también llueve.




PS: nunca sé qué decir después de tanta poesía encadenada...
 
Hay días que se te caen las palabras de una forma especial, debe ser cosa de los domingos en barco de papel.

Lo siento, no puede abandonarlos, me quedé a los cangrejos violinistas. Ahora duermen en una cama con somier de libros y colchón de bufanda. Y algunas noches, cuando creen que duermo, ensayan bajito su concierto final.
 
Hay días que no pueden ser otra cosa más que domingos...
Y esos días, qué bien se está en casa, con el corazón calentito, y las lágrimas cayendo por fuera de la ventana...
 
coco.. el sol no llora, en realidad es la luna, envidiosa de que el sea tan caliente y ella tan fria..

quizas tendrias que probar a ponerte debajo de la gotera a modo de cacharro para que la lluvia te llene de recuerdos y convierta tus ojos en espejo de sus sonrisas..

y sigue siendo domingo.. yo estudio, y aqui tambien llueve..
 
Jo, está la blogosfera llena de lluvias... Es curioso, algunas son melancólicas, otras alegres, la mía es más erótica... Lo seguro es que con la lluvia nos caen muchas palabras, hermosas como las tuyas...
Besos
 
Hay días en que se me cae la baba al leerte y hoy es de esos.
Me llevo el texto para flickr, no te importa ¿verdad?
Un beso
 
Hay dias más grises que otros. La amalgama de colores depende de lo que ocurra fuera de tu ventana, y de la relación personal con la situacion climática... Hay dias llenos de nubes, y otros cielos abiertos...Gracias por tu comentario. ;)
 
La melancolía parece que se frote las manos ante los días de lluvia, sabiendo que va a ser coronada reina. Y qué otra cosa podría pasar, viendo tras la ventana la lluvia caer? Una está dentro de casa, supuestamente resguardada del frío que siempre encuentra cómo colarse... y los recuerdos se agolpan uno tras otro.

Y sólo acaba de empezar la temporada... habrá que hacerse con un edredón más gordito.
 
No sé por qué la lluvia nos pone tan melancólicos, pero es un placer leerte también asi.
Un beso.
Des.
 
Llueves ternura, sonrisas y un poquito de música de domingo.
 
tus palabras son como gotas de lluvia que caen suavamente formando un gran rio de ternura y suavidad...
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]