martes, octubre 25

 
A veces...
A veces me da la impresión de que voy sentado en el presente como si fuera al volante de un coche.
Algunas temporadas viajo solo, otras alguien me acompaña; en ocasiones eres tú quien sonrie en cuclillas, descalza; otras, aunque rodeado de gente, me siento como el conductor de un autobús, que se enfada si alguien le dirige la palabra.
Por la radio, ocasionalmente, suenan canciones al ritmo de los recuerdos; y el corazón canta, salta o se rompe, depende del momento. Hay días en que bajas la ventanilla con el ansia de dejarte inundar por chorros de aire fresco, sacas la cabeza y sonries despeinando el flequillo, o lo que queda de él; o te da por ondear la mano como el del anuncio que se pregunta compulsivamente si te gusta conducir.
A veces, el pasado, en forma de camión sin conductor, se pega a nuestro culo y nos lanza ráfagas que ciegan los ojos a través del retrovisor, como si quisiera arrollarnos o empujarnos, sin piedad, a la cuneta.
Y en ocasiones, la carretera es oscura, no sabemos qué nos espera tras la próxima curva, y si ponemos las largas, los coches que vienen en dirección contraria nos ensordecen con sus bocinas, como si quisieran hacernos enloquecer.
El caso es que, aunque no queramos reconocerlo, todos viajamos hacia un mismo destino; por diferentes carreteras, con distintos medios, pero hacia un mismo lugar al que, tarde o temprano llegaremos. Y un día uno descubre lo que ya escribió alguien muy sabio: que lo importante no es llegar, lo importante es disfrutar del camino. Y tú me lo alegras sentándote con los pies desnudos a mi lado y seduciéndome al contarme cuentos al oido.

Comentarios:
Conducir hasta..., quién sabe, hasta un destino que no hemos elegido porque nadie nos regala la guía campsa de la vida.
 
O hasta la muerte, como James Dean...
 
Observo, preocupada, algunas tendencias suicidas en tus últimos post queridísmo amigo...
 
¿y para qué quieres una guia campsa que te marque el camino?
hay que hacerlo y disfrutarlo tú, no según lo que te dicten otros
No veo la hora de leer el "memefollo" de coco...
 
Desde que nací que no pienso en otra cosa Ex ;)
 
pues a mí este especialmente me ha encantao.
Por cierto, otras veces asoma por tu ventanilla el casco de un poli malo y te dice, a ver señora, apártese a un lado que la pillé hablando con el móvil

:-(

No sé si me sentó peor lo de SEÑORA( me cago en la leche que le dieron) o en la multa que me apañó
 
jajajajajajja.
A mí lo de señor. Fijo.
 
disfrutar del camino y de la conducción a lo largo de ese camino... qué importante es y cuantas veces nos olvidamos de ello!
 
m'encanta
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]