jueves, octubre 6

 
Escatología deportiva o... Cómo perder la autoestima en un pis-pas.
Esta mañana me he levantado con ganas de una buena corrida. De las de pantalón corto y zapatillas, se entiende; porque para las otras, que no son las de toros, uno siempre acostumbra a ir dispuesto, aunque finalmente todo se quede sólo en las ganas, y la euforia libidinosa tenga que acabar en pajilla de supervivencia.
Así que, después de la ducha, me he preparado la mochila: la ropa, la toalla, las zapatillas y ... las toallitas del culito; desde que descubrí que en el bosque no hay papel higiénico, nunca salgo por ahí sin un paquetito de kandoo; porque está claro que, cuando no se distingue entre una ortiga y un gladiolo, es recomendable contar con otros recursos.
Pues bien, a medio día, ni corto ni perezoso, me he puesto todo el equipo, mp3 incluido, y me he tirado al monte. Lo del MP3 no es pijerío, desde que ví la película "señales", es una cuestión de pura salud mental; y es que he descubierto que es la única forma de que yo, que soy más valiente e intrépido que el capitán trueno, no me sorprenda aferrado a la copa de un pino cada vez que algo se mueve entre la maleza. Oidos que no oyen, marciano que no ves. A veces me sabe un poco mal, especialmente cuando los 4x4 se acumulan en fila índia detrás mio tocando el claxon como locos y amenizando el ambiente bucólico con aullidos de "apartacabrón", pero qué se le va a hacer, que el bosque es de todos, ¿o no? ...Dicho sea de paso, y para acabar con las confesiones, tampoco me pongo las gafas, así que, entre el chacapunga-punga-punga del mp3, y que no veo ni un pijo, voy corriendo por ahí más introvertido que Chuck Norris en la ceremonia de reparto de los premios Nobel.
Pues eso, yo, con mi un-dos-tres-catorce en las orejillas, mi paquetito de kandoo en la cintura, y el medidor de pulsaciones en la muñeca, que ya se tiene una cierta edad y es conveniente llevar algo que dé la alarma 20 segundos antes de que el cerebro se paralice, así da tiempo a pensar en la Angelina Jolie en pelotas, y si se le congela a uno la imagen junto con las neuronas, al menos te pasas el resto de tu vida vegetativa babeando con motivo.
Vayamos al grano, que me disperso; estaba yo en pleno bosque, cuando me entran unas ganas irresistibles de mear, pero vamos, como si acabaran de hacerme una ecografía de vejiga por triplicado con la madre de Dumbo saltando a la comba sobre el ombligo; era una de aquellas situaciones de incontinencia severa que te ayudan a entender el significado de la escena de Peter Sellers en el guateque.
Así que, me paro, miro a derecha e izquierda, no veo a nadie, me la saco y ale, a regar el monte, que hay sequia. De repente, a unos dos metros de mí, un matorral enorme empieza a agitarse: rash-catarash-rash-rash. A gran velocidad, cruzan por mi mente mil imágenes escalofriantes: marcianos con dedos amputados, Mel Gibson de pastor protestante, Joaquín Phoenix con un cucurucho de plata en la cabeza, el chac-chac-quiticlic-chac-chac-del cuchillo despanzurrando la hamburguesa de la última cena ... y estoicamente, haciendo un gran esfuerzo por matener la serenidad, la dignidad y dominar la situación, pienso: ¡aaaaaaaaglglglh!". Se me corta el pis y me quedo más tieso que Bertín Osborne sentado en un puf de diseño. Un segundo después, a través de la maleza, asoma una cabeza, y otra, y otra, y otra. Y delante de las cabezas ocho ojos con cuatro narices; y más abajo ocho chirucas, cuatro anoraks de camuflaje y dos cestillos con tres setas. Diosmio, parecían las chicas de oro en misión marine-del-inserso. Las cuatro se me quedan mirando y una empieza a abrir y cerrar mucho la boca. Me quito un auricular (bajito y distorsionado se escucha: "jeloujelou, grijandemorlcoltvertigou...")
Ella: - Si sabes dónde está la carretera de Sabadell...
Yo, aún temblándome las piernas: - P...P...Por ahí, ...todo recto.
Ella, mirándome la entrepierna y llevándose la mano a la boca: - pffff...Gracias... (jijijijiji).
Yo, que me doy cuenta de que estaba delante de cuatro señoras, de avanzada edad, tocándome la polla. Me la guardo como puedo y me pongo más rojo que la bandera de la República Democrática de China el día que tuvo la primera menstruación.
Todas ellas, descojonándose, enfilan por el camino que les había indicado. La última se gira, y me dice con acento gallego:
- No te preocupes, muchacho, si ya se sabe que con esto de correr, la sangre se va a las piernas y no a donde tiene que ir.
Codazos y descojone general.
Aún estoy pensando si realmente quería decir lo que creo que quería decir...

Comentarios:
¡Corazón, que bueno eres!
Me he reído mucho. Y no te preocupes que las mujeres de cierta edad somos ago mentirosillas:))).
 
je, je, je
mas cuidado, hombre!

un abrazo.
 
ay Coco, me encanta leerte por la mañana. He tenido que aguantarme la carcajada. Muy bueno y por la gallega no te preocupes, ya sabes que tienen mu mala lese.
Besitos
 
Pero vamos a ver, si la señora era de cierta edad, que no me salga tan exigente...Peor serán las de los hombres de su generación, no?

Tendrías que haberle contestado que necesitas cierto nivel para que el soldadito se levante.

Besitoss

PD: Que buena soy animando ;-)
 
Me has recordado aquel chiste de las monjas que recogían champiñones, jejeje. Quien no se lo sepa, lo lamento, no hay servicio de chistes on line.
Besitos.
 
un cham...un cham... un CHAMpiñón poraquí...
Es bueno.
 
Coco, eres un crack!!!! No paro de reirme...
 
Estás más guapo cuando ríes :-)
Cuando te pones serio se me encoge el corazón y nunca sé qué responderte.

Estoy en la ofi, es la hora de comer y acaban de pillarme riéndome camuflada detrás de la pantalla. Qué risa, por dios. Qué post más bueno (como todos los tuyos) pero este, además, te deja con una sonrisa en el alma para toda la tarde. Gracias.
 
Gracias a tí, guapísima.
 
moraleja.. nunca, nunca, nunca ponerse a mear enfrente de un arbusto, siempre frente algo mas solido, vease un arbol.

besitos
 
Me encanta que aunque hoy ha amanecido nublado, haya tanto sol por aquí... ;)
Muy bueno, en serio, me quedo con la sonrisa en los labios.
Besitos
 
Qué bien te ha sentado la reencarnación, apenas has vuelto y ya andas ligando, picaróoooon
 
... a ver si ahora que llevas toallitas después de lo de las ortigas te nos vas a sondar para ir a correr...
jajajajajajajajajajajajaja
beso
 
Pero que bueno! Vaya historia...siempre que sales a correr te pasa algo parecido? jajaja
Ha sido genial, me he reido mogollón!
 
La próxima vez que te levantes con ganas de una buena corrida... ¡¡sal con todo hecho de casa!!
 
¡Ay! cómo me he reido, Coco, eres genial. Gracias, corazón, no sabes lo bien que viene a veces una carcajada a tiempo.
Un beso.
 
Psssst... no te preocupes, si no te conocian... mas que nada creo que yo no te vi, porque no hablo gallego...

Es que no puedes ir pensando en la Angelina Jolie, que si no va a ser verda lo que dice la señora de cierta edad...
Tu blog es estupefantástico ;P
Saludos!
 
¡¡ Este es mi coco ¡¡
Haciendonos reir.
Un beso. Y no te apartes pronto que es de los largos.
Otro.
 
y esto demuestra una vez más que el deporte es malo, y al aire libre incluso peligroso.
 
Si es que las que pasamos de 40, no nos cortamos con nada...
Me ha encantado tu post.
 
Pues yo tengo algunos amigos que habrían señalado a las señoras el camino con una mano y con la otra, tan tranquilamente, hubieran seguido meando y agarrandose la minga.
Saludos y felicidades por el blog.
 
Intento imaginarte...mp3, toalla, zapatillas,kandoo,pulsómetro,la minguilla fuera(en diminutivo, deduzco)y cuatro señoras en anorak mirándo descojonadas...¿Has pensado en cobrar por actuación? Pago lo que pidas.
Un beso, guapo.
 
JAjajaja ¡¡Esto es el principio de una porno dura!!! (...bueno, dejémosla en durica)
 
a tí te cobraba en especias, guapetona!
¡¡¡¡cuánto tiempoooooo!!!!!
¿qué tal la boda?
¿hay fotos?
conteste a la segunda pregunta ;)
 
jajajaajjajajajaa
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]