domingo, julio 31

 
He llegado
He llegado a un punto en que necesito olvidarme de mí por unos días, y de este blog que a veces quiero y a veces odio. Así que he decidido irme de vacaciones de mí mismo. Me voy a dejar plantado y me largo a mirar al mar, a mecerme en el viento y a oler a sal.
Espero que me sea leve; me desconectaré y haré lo posible por recargar esas pilas que nunca encuentro, sabiendo que voy a echarme mucho de menos.
Es la paradoja de las vacaciones, que te vas y cierras la puerta de casa deseando volver para dormir de nuevo en tu cama, aunque huela a rancio de tanto estar cerrada.

Comentarios:
Te vas de vacaciones en busca de unas intensas ganas de volver a casa.

Suerte.
 
Llego y te vas, aunque si es para reencontrarte, para buscarte de nuevo y saborearte, ¡¡bienvenido sea tu descanso!!

Qué disfrutes mucho tus vacaciones :)
 
Te he visto un poco cambiado estos días, te me hacías raro.
Vuelve pronto, vuelve raro, vuelve como quieras, pero pronto eh¡¡
Un beso.
 
yo te entiendo... yo mande el corazon sin equipaje de vacaciones para todo el mes de agosto.
Siempre viene bien un cambio dentro de uno. Vuelve pronto porque acuerdate que aki.. tienes una planta que regar. Abrazos hoy saldos por agua de mar.
 
¿Otra vez?, con tanto marcharte de vacaciones de ti mismo un día, cuando vuelvas, tardarás en reconocerte. Después, cuando lo hagas, te alegrarás enormemente de haberte reencontrado.

No tardes.
 
¿porque odias el blog a veces?
A la vuelta nos lo cuentas..
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]