jueves, junio 2

 
Si esto es un momento...
Desde que me reencontré con Ramón, nos habremos visto un par de veces. La primera fué para ir a correr, y acabamos los dos borrachos como cubas en un bar del raval, el único que encontramos abierto cuando el sol empezaba a molestar; los que entraban a desayunar abrían mucho los ojos, como buhos, y despertaban de repente al tropezar con nuestra deplorable presencia.
Las salidas con Ramón son como casi todos los proyectos, sabes cómo empiezan, pero ni te imaginas cómo acabarán.
Ayer quedamos por segunda vez, fué a la hora de comer, pensábamos ir a unos grandes almacenes. El plan era sencillo y energizante: un bocata, una cerveza y hablar de lo que siempre hablamos: de cómo está el patio, de lo cutre de los salarios, de lo mucho que trabajamos... y del lado poético del verano, ese que desgasta dioptrias en cada curva, en cada ombligo, en cada piercing, en cada mirada. Pero, como de costumbre, hizo un cambio de planes en cuanto subí al coche.
- Ey, qué pasa, Rullé, tío!
- Estás guapo, cabrón!
Ramón es de esa clase de personas que se pondría en la cabeza unos calzoncillos llenos de mierda y crearía estilo, como el del lamparón del anuncio del vino. En cambio yo, me haría un traje a medida y parecería chiquito de la calzada.
- Rullé...
- Que no me llamo Rullé, es Rushé... ¿qué te pasa?
- Nada, ¿te importa si nos pasamos por casa de mi padre? Ayer me dijo que no le funcionaba el modem, y desde que se ha jubilado, su única afición son internet y los blogs. No me gusta dejarlo colgado, no vaya a deprimírseme.
- Ya ... ¿qué es un blog? -hacerme el tonto siempre ha sido mi especialidad. Nadie, salvo contadas personas, saben de mi adicción.
- Qué poco moderno eres. Un blog, una bitácora. Luego te lo cuento, que ya llegamos.
Llamó a la puerta con los nudillos; lo que ahorra esta familia en timbres. Al cabo de unos instantes, su padre entreabrió la puerta con recelo y nos miró de arriba a abajo.
- Ramón, eres tú, ¿qué quieres?
- Vengo a arreglarte el modem, papá.
- No te molestes -dijo el hombre intentando volver a cerrar la puerta- me han dicho los de telefónica que mañana se pasarán.
- No es molestia papá, si esto es un momento, yo te lo arreglo en un tristrás.
- Que no Ramón, ¡déjalo!
- Anda Papá, despeja el paso, que esto es un momento, que yo domino el tema, que soy ingeniero, coño.
El hombre se apartó y me miró con cara de desamparo:
- Rullé, díle que lo deje, que mañana vienen los de telefónica.
- ¿yo? ... ¿que yo lo convenza? ...pero si usted es su padre...
Y Ramón ya estaba camino de la habitación donde tenían el PC.
- Que te reinstalo el draiver en un plisplas, si esto es un momento. Ya verás qué facil.
- Ramón, por favor, déjalo -suplicó su padre.
- Qué pesados os poneis los jubilados.
- Pues mira que los cuarentones... -me miró con cara de resignación y me dijo- anda, Rullé, dejémoslo; ven a la cocina que te invito a una cerveza.
- No me llamo Rullé. Es Rushé.
- Coño, es que los catalanes teneis nombres raros de cojones. Qué más da una ll que una sh,
- No es lo mismo soplapollas que soplaposhas, ¿no?.
Ramón asomó la cabeza por el pasillo:
- Papá, ¿no tendrás un destornillador?
- ¡¿Un destornillador?! ¡¿Para qué lo quieres?! Ni se te ocurra abrir el modem ¡¡¡Y menos el pc!!!!
- No te preocupes, ¡si esto es un momento!... Da igual, usaré la llave del coche.
Justo acabábamos de abrir las dos cervezas cuando un enorme estruendo nos congeló la sangre en las venas, fué una explosión tremenda. Yo ví al padre de Ramón saltar como a cámara lenta, cerveza en mano, hasta casi rozar el techo con la nuca. Acojonados, nos asomamos a la habitación donde estaba el ordenador; y allí vimos a Ramón con la cara y las manos negras, el pelo encrespado y las llaves del coche aún en la mano. Había abierto el PC. Por los bordes de la carcasa asomaban llamas amarillas y humo gris. Olía a plástico quemado.
- Pero hijo, ¿no lo has desenchufado?
- Coño papá, ¿porqué no me has dicho que había que desenchufarlo?
El padre de Ramón me miró con cara de resignación, apoyó una mano en mi hombro y dijo, como disculpándose:
- Es que hace 40 años, no sabiamos de los condones.

Comentarios:
Cria cuervos, que te dejarán sin ordenador. (Oye, si quieres me acerco a lo del padre de Ramón y se lo termino de arreglar... Por cierto ¿tienes a mano el martillo gordo?)
 
jajajaja...

(mejor no te acerques, que echa espuma por la boca. Cria cuervos y te arrancarán la cpu).
 
Que bueno!
Con lo que necesitaba reirme. El ordenador muerto, pero a mi me ha arreglado la sonrisa. En tema informatica tu amigo Ramon es como yo. Intentando arreglar una luz casi tienen que venir los bomberos. Ahora que lo pienso...con todo lo que vaya con electricidad.
Pobre Ramon, el que solo queria ayudar.
Empieza a construir el sillon para el club. Pero que funcione a pilas por favor. Me pido ser la prime.
Un besazo
 
Nunca hay que dejar a un ingeniero cerca de un aparato eléctrico con una llave de coche en la mano. Ramón suena a esas personas que cambian el color de las cosas y durante un rato, antes de saber donde terminarás, la vida se viste de incertidumbres sin tiempo y cervezas que saben mejor.

Un beso, Coco.
 
Pero... Y la buena intención de este hijo? Qué pasa, que eso no se tiene en cuenta?
 
Yo tuve la poca vergüenza de regalarle un ordenador a mi madre... ahora, cada quince dias tengo que reinstalarle el gïndous, desinfectarle cosillas, eliminar "los programas de guarras esos que no sé de donde han salido!!! si yo no entro ahí, hijo!!!"...

En fin, creo que con una playsteison2 hubiese hecho menos viajes... y se entretendría igual.

Un beso, mami... tú sabes que te quiero
 
Oye, que dice "el señor que vive conmigo" que si me puedes pasar el teléfono de tu amigo para que le arregle el ordenador del trabajo :)
 
¿Por casualidad el segundo nombre de tu amigo no es Santiago y su padre tiene un seguro de prima en el coche?
 
¿Uy esto no lo he leido yo ya antes? A ver si es que esto va a ser fallo de Matrix.
 
el fallo fue comentarle a su hijo que el modem no le funcionaba. a partir de ahí cada uno hizo lo que le correspondía.
 
Así comienzan los secretos... la próxima vez, el padre de Ramón no le comentará nada y se irá por su cuenta a la tienda. Por si acaso, yo no dejaría ninguna herramienta cerca de Ramón, el ingeniero, urffff.
Muchos besos
 
jajaja, eres increible¡¡¡
Con razón el buen señor no quería que el hijo se le acercara.¡Pobre hombre..¡
Mi padre siempre decía que si hubiera montado un circo se hubiera forrado.
Besos
 
¡Qué bueno, Coco! Vaya pareja que hacéis tu amigo Ramón y tú. Eres único para despertar sonrisas. Por cierto, tengo un amigo que dice "foshá" en vez de follar, pero estoy pensando que no es catalán.
Un beso, corazón mío.
 
Jaja, vaya fama para los ingenieros:P
¿Y el blog del padre cuál es?:P.
 
Hoy necesitaba uno de sonrisas, me la has sacado sin duda.. con la llave del coche de tu amigo seguro.. que por cierto me cae bien el ramon este y el padre un santo! muy divertida la historia por cierto el pc tiene arreglo¿? besos mil
 
Jajaja... pobre hombre... él ya se lo olía, ya...
Si es que estos ingenieros, es lo que tienen... mucha fama y luego ná de ná!
Jajaja
 
Muy buenísimos.
¡Cómo entiendo al padre de Ramón! Los condones no hay que dejar de usarlos nunca, nunca ;)
 
No es por nada pero este post se parece mucho a otro que he leido :-) pero no digo donde que soy una dama
 
juas! si me voy a reír así con el café, acepto, pero en el Zurich no, por dios...
beso
 
Nepo, pues Ramón no tiene segundo nombre (que yo sepa), pero está claro que el comentario de su padre es calcado al del de Santiago.
El padre de mi Ramón usa otros dos corolarios ante las "ramonadas":
- "y eso que el médico decía que las paperas no dejaban secuela".
- "y que haya gente que los genere in vitro".

¿El padre de Santiago tambien?
 
Entonces de mecánica de autos ni hablamos, no?
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]