lunes, mayo 23

 
Darwin
Tiene todo un universo navegando en el mar azul de sus pupilas; tiene todo lo que necesita tras unos labios que se abren camino al hablar. Sobre esas mejillas, vestidas de satén sin cremallera; arropando una lengua sin trapo; y esa nariz que es la envídia de la estrella polar, siempre señalando al norte.
Una sonrisa es todo lo que necesita para vencerme.
Ayer coincidimos de nuevo en el bosque. Ella, yo, y unos rizos que jugaban a ratos con mis hombros, a ratos con mi sombra, con los troncos de los árboles que velaban el camino. Se ondulaban a merced de una brisa extraña, cargada de deseo y sabor a tierra mojada , ese que precede a las tormentas de verano.
Entre jadeo y jadeo, charlamos del tiempo, de las prisas, de los hijos, de lo bien que sienta olvidarse de todo y encerrarse un ratito en uno mismo; divagamos también sobre viajes imposibles. Y sobre Darwin y el amor.
- El amor es como la naturaleza, selecciona a los más fuertes y elimina a los débiles.
- ¿Sí? -yo y mi gran capacidad pulmonar.
- Sí, sólo los más fuertes sobreviven el amor. Esos son los únicos que se atreven a seguirse enamorando, en cambio, los débiles desisten, se cierran, se alejan y nunca más aman de nuevo.
- Esa teoría hace aguas por todas partes, ¿sabes? -me detuve, no podía seguir corriendo y hablando.
- ¿A sí? - dijo ella inclinándose y apoyando las manos sobre las rodillas.
- Sí. Mira, resulta que yo soy de los débiles: siempre pierdo, siempre me cierro y me alejo, pero sigo enamorándome, no puedo evitarlo.
Levantó la mirada y dijo jadeando:
- Igual no eres tan debil como piensas.
- ¿Y tú? ¿eres fuerte o debil?
- ¿Eso importa? Basta ya de tonterías, vamos a perder el ritmo. ¡Venga!

Comentarios:
Hola
Su amiga, además de guapa es muy sabia, por lo que veo.
Y tiene toda la razón!
Yo de vd no la dejaría esapar.
Besos noctámbulos
 
Te has dejado lo mejor, que contesto ella? Por que supongo que insistirias en la pregunta. Y eso contesta tambien a una de mis preguntas. Soy tan covarde como creo? Ahora entiendo que no.
Un besazo
 
No escuché jamás la teoría de Darwin relacionada con el amor, pero con poco que pienses, ves que no es tan descabellada.
¡¡Maestro, suerte y al toro¡¡
 
nice nice blog :D:D
 
Así da gusto. Veo que tú, por selección natural, sabes encontrarte con la gente que compensa la carrera.
 
Mas fragil de lo que aparento y mas fuerte de lo que creo...pasame la botella de agua anda.
Besos mil
 
Es una teoría interesante y no me parece muy loca. Aunque creo que no se trata de debilidad, sino más bien de rigidez para con uno mismo, de no permitirse licencias.
Besos
 
Yo también soy de las que apuesto por el amor y pierdo, pero la condición humana es tan necia -en ocasiones- que aunque nos demos mil veces contra la misma piedra no espabilamos y siempre vamos directos a por ella.
Tengo que confesar, sin ningún tipo de vergüenza que pertenezco al grupo de los débiles, al que pierde, se aleja y vuelve a intentarlo con la ilusión de la primera vez.
 
para el amor han no se han inventado teorías. ¿No ves que es ciego y nadie lo ve?
 
Y cuando se inclinó para apoyarse sobre sus rodillas y descubrió tus calcetines planchados con raya en medio, se olvidó de Darwin, de las teorías y de los débiles. Se puso nerviosa y echó a correr.
 
En realidad me preguntó si los había planchado yo, y cuando dije que "sí, por supuesto", me miró con otros ojos. Aunque yo prefería los azules.

Además de ciego debe de ser sordo, si no, no se explica ;)

No, si al final vamos a tener que hacernos una operación de cambio de horóscopo. Tú primera :D

La debilidad a los ojos de otros puede ser rigidez para con uno mismo. Muy interesante, Paloma. Mucho.

Mi botella de agua es tuya. Y lo de dentro, también ;)

Así, y siempre que te leo, da gusto :)

También el tuyo, j.

No es tan descabellada, no. Yo me la estoy empezando a creer.

No insistí, Lola, no por falta de ganas, es que no pude, que no veas como corre la joia.

Besos noctámbulos.
 
corre, coco, corre... yo opino como la de los ojos azules... ¿importa eso?(si lo es o no, y lo que yo opine)
 
a mí me importa lo que opines.
 
No había nunca esa teoría ¿hay algún remedio para no enamorarse?después de la penúltima vez, siempre me digo que será la última, y jamás me hago caso. No sé para que me digo nada.
Un beso, corazón.
 
Un beso, guapísima.
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]