lunes, marzo 7

 
¿porqué?
Y cuando, después de cenar, se le va la olla y me invita a dar un paseo, algo se me cruza por dentro. Y es que siempre le da por pisar calles estrechas y sucias que no reconozco, y me sobresalto con los dueños de las esquinas gritando "dame de eso que tu tienes" a su paso. Yo me pongo de los nervios. Ella siempre sonrie y calla. Me mira de rojo y calla. Sé que disfruta cuando sarcásticamente dice:
-no te preocupes, yo cuidaré de tí.
Yo siempre respondo:
-tú no eres mi madre.
Ella se rie y me tira de la mano como campanilla a Peter Pan, para llevarme al país de nunca jamás.
Y atravesamos la barrera de porteros que canjean entradas por besos. Dentro: oscuridad, calor, olor a sexo, a meados, a sudor y a humo; y el palpitar de las propias vísceras al ritmo de Men at work, de U2, de simple minds, de simply red. Sabe muy bien qué es lo que me pone.
Y de repente, sin saber cómo, me encuentro en medio de la pista, sosteniendo una cerveza vacía y rodeado de pelos, sonrisas, tirantes blancos, ojos y caderas.
Ella, desde la barra levanta la copa. Le encanta ver como muevo el culo al ritmo del frenesí. Ver cómo me echan los tejos, como yo los echo. Me siento un poco como su ratón de laboratorio. Hasta que viene, se me cuelga del cuello y juega a princesa que me rescata.
Cuando todo acaba, en la calma y la penumbra de la sauna, siempre le pregunto:
- ¿porqué?
- porque no quiero olvidarte.

Comentarios:
Que barrio mas encantador, esconde sexo en todos sus callejones.
Un beso
 
Esa es una razón de peso. Y la aferradora de recuerdos en forma de personas, un ser extraordinario.

“Adiós, pero conmigo serás, irás adentro…”
 
La noche, la música, el humo, el alcohol, el sudor... y en los ojos, tatuado, un "jardín de las delicias" de lo más excitante... y el amor, el final perfecto para este cuento.

Un abrazo :)
 
No hay nada como jugar a lo que no se es. Los dos queriendo ser amigos y amantes y completos desconocidos y putas y empleaduchos y jefes y whisky en tu boca y música que os envuelve atronadora en sitios oscuros y al mismo tiempo de luz cegadora. No hay nada como conocerse tanto como para seguir sorprendiéndose. :) espero que fuese una buena noche. Un beso wapo. :)
 
"porque no quiero olvidarte"
Me parece una respuesta sincera y muy bonita.
Un beso
 
Hay algunos post, junto con sus comentarios, que cuando los vuelves a leer te inyectan algo que debe ser opiáceo, que te recupera de la amnesia y de la inconsciencia, de la apatia.
Sí, era un barrio encantador, velado por neblina de sexo, guiado por un ser extraordinario, la aferradora de recuerdos; entre la noche, la música, el humo y el sudor...
Jugando a lo que no se es, los dos queriendo ser amigos y amantes, completos desconocidos y putas. No hay nada como conocerse tanto como para seguir sorprendiendose y soportándose.
No hay nada como un beso.
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]