domingo, enero 16

 
con lo poco que me gusta ordenar...
Ordenando mi cuarto me he encontrado a mi tía Manuela metida en un cajón de la mesilla de noche. Mi tía había desaparecido hace unos cuantos lustros en los Alpes. Mi abuelo siempre dijo que fué un Alud, pero mi padre comentaba a sus espaldas que los aludes no tienen bigote ni convierten a las frígidas en multiorgásmicas. Como nunca lo entendí, he aprovechado para preguntarle a ella. Me ha contestado que me dejara de gilipolleces y que hiciera el favor de volver a cerrar el cajón, que había corriente y no quería que se le escapase el periquito. No hacía muy buena cara, así que he decidido no contrariarla. Volveré a mirar la semana que viene, no vaya a ser que se me muera y tenga que organizar un funeral, que eso lleva su tiempo y a mí me gusta planificarme.

Comentarios:
Si quieres hablar con ella y que no te trato con tanto despecho, llévatela a Cuba y monta una fiesta en la playa con cubanos, música, calor y ron. Seguro que sale de su escondite al ruido del sexo, que para eso se convirtió en multiorgásmica, para disfrutarlo.
Luego, no tienes mas que disfrazarte de cubano y podrás hablar lo que quieras con ella.
 
Eso es lo malo de ordenar el cuarto, que su pone una como a lo tonto y no sabe lo que se va a encontrar. ;)
 
Mox, mi tía creo que no estaba para cubanos (ni para cubanas), era una buena sugerencia, pero va a ser que no ;)
 
Eso es lo malo Bo peep, mejor no hablamos del señor de negro que encontré un día ordenando el armario :)
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]