miércoles, diciembre 1

 
Semáforos.
un semáforo de peatones es un universo lleno de mundos que se desvanecen y renacen en cada minuto. Justo en este instante, a la derecha, "este mes va a ser la segunda falta, para mi que ese día el muy capullo no llevaba condón, y ahora ¿cómo se lo digo a mi marido?". A la izquierda, "vaya pedo llevaba ayer el joio, y eso que decía que él nunca se emborrachaba, tendrias que haberlo visto arrastrarse pidiendo un taxi... ostia mira que tetas!" Delante, un moño blanco que amarillea y una mano negra que se sube los pantys como quien enfunda almohadas. Detràs, alguien que debe alegrarse de verme, o intenta robarme la cartera.

Comentarios:
Sería fácil decirselo a mi marido, no notaría la diferencia sus rasgos son muy parecidos, ahora lo difícil sería convencerle de que por fin y tras muchos años de hablarlo, nos hemos decidido. Ójala hubiese sido así, al menos nadie podría decir que no valió la pena tirarse a la piscina.
 
sí coco, un fijarse siempre en el interior de los coches, adoro las historias que me regalan las paradas colores, puro instante, pero qué instante... ,a veces se quedan conmigo..un retocarse los labios, un monólogo sin palabras, un cantar extasiado.. niños y perros que miran y el eterno si yo te contara y claro les pongo nombre y alma y ya película, y es que adoro esas perlitas que esconde la ciudad de los humos.
 
A veces la vida de la gente es un instante de tu propia vida y tu vida un instante en la de la gente. Y un semáforo es un buen sitio de contacto. Otros son el metro, el autobús, el escaparate de una tienda, el banco del parque, los servicios de un bar, la cama de matrimonio, el beso de un extraño y otros muchos mas que no vienen al caso.
 
ufffff, que razón teneis los dos, Mox & mosquita. son instantes casi mágicos, un día de estos voy a escribir un post con uno que me pone especialmente.

Chica-go, tu y yo tenemos que hablar ;)

Mox, no hay forma de que pueda comentar en tu blog. Hay un indio (apache) que me da siempre el mismo error (404). Va a ser de la edad. Me ha encantado tu último post, el de sorpresa. En tres palabras: bo-ni-to.
 
en ocasiones me fascinan esos instantes, el deducir porciones de vida en base a detalles mínimos. seguramente esas invenciones no coinciden con la realidad, y lo mejor es que si hay oportunidad de compararlas te sorprendes y recuerdas que no hay que dar nada por sentado. pero en otras ocasiones me harta estar rodeada de instantes ajenos. preferiría dejar de ser consciente en esos momentos. invertir la situación. dejar de analizar para ser observada sin saberlo. dejar de estar fuera, alrededor, cerca... para estar dentro y ser.
 
Querida a_k_a, cuando seas observada, seguro que no eres consciente de ello. Todos somos parte del instante de otro sin saberlo.
 
ya sé. pero prefiero el 'no consciente' más tiempo :)
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]