jueves, noviembre 4

 
Y el tiempo se detiene.
Me encanta dejarme llenar por el viento. Alzarme sobre las rocas del acantilado y extender los brazos para sentir como una tremenda brisa, cargada de sal y de olores traidos de lugares muy lejanos, me rodea, me envuelve, mesa mi pelo con el mimo de una abuela, acaricia mi cuerpo con la pericia de un amante experimentado y penetra, abriéndose paso a través de mi nariz y mi boca, dentro de mi, haciendo suyos todos mis sentidos y mi ser.
Sueño que soy gaviota bailando, fundido con el aire, con la soledad, con el silencio, con la ilusión efímera de la ingravidez azul, y el tiempo se detiene.

Comentarios:
joder...
cuando leo cosas así no se me ocurre más que decir. la palabra (palabrota) es lo de menos porque no significa nada, únicamente da salida a una emoción inexpresable.

salud
 
Al leerlo me ha evocado una musica y un lugar....
La pista nº 3 de la banda sonora de Mar Adentro...y un balcon sobre un acantilado en Campello..
 
Qué bonito Cripema.

Ahora que no nos lee nadie: ¿tu crees que el ornitorrinco nace o se hace?
 
Entre tu y yo, Coco, el ornitorrinco, es algo intrinseco, se lleva dentro,....y un dia de pronto, aflora, te das cuenta, pero él siempre estuvo ahí....con su pico de pato..al acecho...
 
Cuando cierras los ojos sobre el acantilado, ya eres gaviota. Pero no estás allí, planeas sobre las rocas con las alas extendidas.

Besos, Coco.
 
Eso casi es el satori.
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]