sábado, noviembre 27

 
Recuerdos.
Nuestros recuerdos, al final, son sólo un cruce de caminos. Cada día pienso en tí, hoy he intentado volverte a escribir, pero mis manos han mostrado de nuevo su lado insurrectamente oscuro. Han pasado de mi, como últimamente tanto les gusta hacer. Y entre la pantalla y la pared, veo en las ventanas marionetas dibujadas en el vaho, siluetas de princesas, hasta un castillo con almenas, y un sol disfrazado de sonrisa con una bufanda de nubes. Mañana me voy a tener que dar otro hartón de limpiar cristales. Yo y mi manía de andar desinfectando este mundo de ilusiones.

Comentarios:
Mis recuerdos son caminos con baches. Lo que pasa es que procuro asfaltarlos, nadar en sus mares y escribirles de vez en cuando.
 
es una buena receta Mox. Envidio tu energía.
 
¿desinfectarías mis ilusiones?
 
¿desinfectarías mis ilusiones?
 
Chicago, a tí mejor te desinfecto las desilusiones, corasón ;)
 
Lo peor es que mis recuerdos son como yo, nada objetivos y claro mutan y se convierte en imágenes fantásticas, irreales y perfectas como ese vaho que se perfila y muta en tu ventana. Consejo: no te compliques limpiando, no hay manera de hacerlos desaparecer. ;)
 
Has acertado, ahora mismo sólo tengo desilución mis ilusiones se quedaron el camino, si por una casualidad las encontraras serías tan amable de enviarmelas, tu ya sabes donde.
Gracias por estar a mi lado
 
Gracias por el consejo mosquita. Es verdad que a los recuerdos persistentes es difícil hacerlos desaparecer. Lo que mejor va es el alcohol, lo que pasa es que sólo difumina su silueta y disfraza a los recuerdos malvados de payasos con zancos de madera. Aunque sea sólo un espejismo breve y efímero, anda que no te ries antes de vomitar.
 
Gracias por dejarme estar a tu lado.
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]