miércoles, noviembre 24

 
Me he comprado una píldora de la felicidad en una tienda de todo a un euro. Como en estos sitios están por ahorrar al céntimo, me la han dado tal cual, sin envolver ni nada. Total, que me la he metido en el bolsillo y ahora que caigo, creo que con este despiste que llevo encima me he sonado con la felicidad y me he comido el kleenex. En fín, va a ser que hoy tampoco tocaba.

Comentarios:
Así que te veía yo la cara un poco más pálida, blanco kleenex, diría yo. Y ahora que me fijo, más absorbente yyy, como más ligero.
Uy, me parece que me voy, que no quiero que me contagies.
(Por cierto, la píldora de la felicidad es una quimera. Sí existe la de la infelicidad. Si te fijas, la venden en la tele cuando salen los anuncios).
 
jajajajaja. Mox, eres genial. Sigo sin poder comentar en tu blog, pero lo leo cada dia. Cuidate.
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]