miércoles, noviembre 24

 
Calor y frio.
Mi memoria hoy es calor y es frio. Nos conocimos en un chat cualquiera hace ya unos cuantos años. Entrábamos los dos cada noche sobre la misma hora. Aunque al princípio nunca nos hicimos mucho caso, resultó que un día yo la expulsé sin querer, fué un accidente, y creo que luego se me fué la mano pidiéndole perdón. El roce noctámbulo nos convirtió en buenos amigos. Si alguien cree que virtualmente, a través de un ojo de buey digital y de frases tan viciosamente lascivas como inocentes, se puede llegar a alcanzar un orgasmo compartido, podría decirse que también fuimos buenos amantes. Durante todo ese tiempo sufrimos épocas de amor y de pasión profundas, y también temporadas que estuvieron veladas por un odio inmenso y amargo. Fué un plato cocido a fuego lento, en esa salsa agridulce de exótico y placentero aroma que araña la garganta al poco de tragarlo. Finalmente, llegamos a la conclusión de que no podíamos vivir el uno con el otro sin morir en el intento; ni hablarnos sin tener que hacer de funambulistas baratos sobre ese fino alambre que separa el deseo del asco. Intentamos, durante mucho tiempo, ignorarnos sin éxito hasta que, hace poco, conseguimos romper el uno con el otro. Nos excluimos del messenger, borramos nuestros números de teléfono, quemamos nuestras fotos y eliminamos cualquier señal de correo electrónico que contuviera letras tahoma con nuestros nombres o iconos de flores con nuestros labios, hicimos trizas aquellas cartas que un día escribimos con el corazón. Y ahora, justo cuando creia que por fín podría rehacer mi vida y encontrar ese equilibrio anímico que siempre he envidiado, me doy cuenta de que la echo mucho de menos. Ni contigo ni sin tí, ¿existe peor castigo?

Comentarios:
calor y frío. es fiebre. se pasará. es un proceso doloroso pero tarde o temprano termina. no digo que no deje secuelas, un dolorcillo crónico. pero te acostumbrarás a vivir con él y hasta le tomarás cariño, porque formará parte de ti, definirá un poco más quién eres.

por la mañana los ojos son otros. descansa :)
 
:)
Gracias doctora. Es verdad que los rayos del sol convierten las lágrimas en legañas que son fáciles de arrancar con una buena ducha.
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]