miércoles, octubre 13

 
tu recuerdo
Puedo recordar el movimiento elíptico que describia tu mano al recoger los cabellos que se mecían a la altura de tu boca y empujarlos, con la pericia del pescador, hacia la nuca. Dibujaría a la perfección el ángulo de inclinación de tus cejas cuando alguien te contaba una historia de esas que te transportaban a mundos lejanos. Podría moldear en arcilla la sonrisa que iluminaba tus dias, y la mirada que alumbraba y daba calor a mis noches. Puedo aún oir el eco de tu risa, surgiendo del rincón de aquel café, donde tantas madrugadas robamos al olvido. El ligero perfume a melocotón que invadía el aire que te rodeaba, está tatuado indeleblemente en un trocito de mi presente.

Si algo me duele sobre todas las cosas, es que la memoria haya decidido, sin preguntar, borrar la imagen que todo eso unía.

Comentarios:
Hay que agradecer a la memoria que tome sus propias decisiones y nos ayude a seguir adelante adormeciendo ciertos recuerdos, porque nunca consigue borrarlos del todo. Si por nosotros fuera, algunos seguiriamos colgados de instantes pasados eternamente.
 
Y qué sería de mí sin ti.
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]